18 de marzo de 2013

“La niña que iba en hipopótamo a la escuela”, de Yōko Ogawa

la niña que iba en hipopótamo a la escuela Yoko Ogawa
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Yoshiko Sugiyama
Editorial: Funambulista

SINOPSIS:
Al cumplir doce años, Tomoko, huérfana de padre, deberá cambiar de ciudad y separarse de su madre para ir a estudiar primero de secundaria.
Para ello irá a vivir a casa de su prima Mina, una lujosa mansión  de estilo occidental, cerca de Kobe, donde todo es singularmente diferente: su prima se pasa el día entre libros, o jugando con cerillas, su tío (director de una conocida fábrica de bebidas) es mestizo y se ausenta misteriosamente de la casa, y su tía abuela Rosa es alemana y habla a duras penas japonés. Pero, sobre todo, en la finca (que en su tiempo había albergado un zoo) vive un hipopótamo enano, que Mina utiliza como medio de transporte para ir a la escuela primaria, debido al asma crónica que la aqueja.
Esta novela (Premio Tanizaki 2006), llena de optimismo mágico y de poesía, ambientada en los años 70, se inscribe en el ciclo dedicado a la amistad y la infancia iniciado por Yoko Ogawa (la novelista japonesa más conocida en su país y fuera de Japón) con La fórmula preferida del profesor, best-seller internacional, del que se vendieron más de dos millones de ejemplares sólo en Japón.
«Si se quisiera explicar con tan sólo unas palabras quién era Mina, se podría decir que era una niña asmática a quien le gustaban los libros y que se desplazaba a lomos de un hipopótamo. Pero si se quisiera demostrar que se trataba efectivamente de Mina y no de cualquier otra persona, sería preciso añadir que era una niña que sabía encender con gracia las cerillas…"

OPINIÓN:
Tomoko recuerda, años después, su primer curso en el instituto, a los doce años, que pasó en casa de sus tíos en Ashiya. La narradora evoca el día a día de la familia, todo un universo que aunque limitado físicamente por poco más que la inmensa casa occidental en la que viven, está lleno de personajes peculiares y entrañables: Mina, la niña de salud delicada que va al colegio en hipopótamo, la tía abuela alemana Rosa, la señora Yoneda, la tía que busca erratas en los textos, el tío que se ausenta días y días, Pochiko… Es una historia sencilla y tierna sobre la infancia y la amistad que me ha encantado. Como negativo, es una pena que la edición de la Editorial Funambulista tenga errores en el texto.
Esther Rodríguez

1 comentario:

  1. Qué delicia de libro... este fue el primero que leí de Yoko Ogawa y me gutó tanto tantísimo que lo devoré en pocos días. Y desde entonces que ya forma parte de mis autoras fetiche. Recuerdo que la parte de Pochiko y la historia que se cuenta del el zoo me hiceron llorar... y encima estaba en una cafetería y la gente me mirando!

    Ahora tengo por leer La fórmula preferida del profesor. Espero que me guste tanto como la historia de Mina y Tomoko.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...