22 de marzo de 2013

"La senda del perdedor", de Charles Bukowski

FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Jorge Berlanga y Ernesto Giménez-Caballero
Editorial: Compactos Anagrama

SINOPSIS:
Una novela autobiográfica, contundente como un preciso uppercut, que nos muestra una visión bien distinta del «Sueño Americano», una visión «desde abajo», desde los pisoteados y humillados: la infancia, adolescencia y juventud de Henry Chinaski, en Los Ángeles, durante los años de la Depresión y la Segunda Guerra Mundial. Un padre brutal que cada día finge acudir puntualmente al trabajo para que sus vecinos no sospechen que está en paro; una madre apaleada por el padre, que sin embargo está siempre de su parte; un tío a quien busca la policía; un mundo de jefes, de superiores aterrorizados por otros superiores. El joven Chinaski algo así como un hermano paria de Holden Cauldfiel, el dulce héroe de Salinger en The Catcher in the Rye (al que Bukowski parece aludir en el título original Ham on Rye tiene que aprender las reglas implacables de una durísima supervivencia. En este libro inolvidable, escrito con una ausencia total de ilusiones, se transparenta, evitando la autocompasión, una estoica fraternidad con todos los chinaskis, todos los underdogs de la «otra América» de los patios traseros, los bares sórdidos, las oficinas de desempleo.

OPINIONES:
Un libro en el que se nos cuenta la vida de Henry Chinaski, alter ego del propio Bukowski, desde la infancia hasta que está en la universidad. Es un libro en el que nos cuenta la dureza de la vida de las clases bajas, la precoz madurez, lo sórdido, la antítesis del sueño americano. Se ve como se va formando una persona sin esperanzas, ni sueños, que cree que la vida es una gran estafa, un teatro que simplemente enmascara los aspectos fundamentales de la existencia. La novela está dotada de realismo sucio, a veces humor e incluso nos sorprende con instantes de ternura. Me ha gustado mucho, su estilo directo, certero, como un puñetazo en el estómago que te hace abrir los ojos ante la realidad. Seguiré leyendo a Bukowski.
Patricia Mariño

Ha sido mi debut con Bukowski como novelista (había leído algunos relatos que, curiosamente, no me habían llamado mucho la atención) y ya estoy deseando empezar “Factotum”, continuación de esta obra.
Bukowski relata las desgracias de tal manera que te arranca la sonrisa, cuando no la carcajada, y es sólo al rato de haber cerrado el libro cuando empiezas a ser consciente de la desgarradora historia que te está contando, con escenas tristemente reiteradas como la del padre que lo apalea por cualquier nimiedad o incluso sin motivo, peleas donde corre la sangre cuyo origen parece el simple y llano aburrimiento de los contendientes, o el desencanto de verse rodeado día tras día de personas que no le interesan lo más mínimo. Son sus vivencias de niño y adolescente (la obra finaliza cuando el protagonista está en su primer año de universidad) y en ellas vemos plasmadas reflexiones e inquietudes que en otros autores no florecen hasta bien entrada la madurez, con un lenguaje directo, sin adornos ni rodeos y, como ya he dicho, con un sentido del humor magistralmente empleado para que una relato tan crudo fluya como la más natural de las historias.

1 comentario:

  1. No lo he leído, pero aprovecho para recomendar la película "Factotum" en la que Matt Dillon da vida al tal Chinaski y está inspirada en la vida de Bukowski (luego supongo que algo habrán cogido de esta obra) aunque saltando la infancia, yendo directamente a los primeros trabajos precarios del autor mientras intentaba publicar sus primeros relatos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...