15 de marzo de 2013

"Suite francesa", de Irène Némirovsky

FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: José Antonio Soriano Marco
Editorial: Salamandra

SINOPSIS:
El descubrimiento de un manuscrito perdido de Irène Némirovsky causó una auténtica conmoción en el mundo editorial francés y europeo. Novela excepcional escrita en condiciones excepcionales, "Suite francesa" retrata con maestría una época fundamental de la Europa del siglo XX. En otoño de 2004 le fue concedido el premio Renaudot, otorgado por primera vez a un autor fallecido.
Imbuida de un claro componente autobiográfico, "Suite francesa" se inicia en París los días previos a la invasión alemana, en un clima de incertidumbre e incredulidad. Enseguida, tras las primeras bombas, miles de familias se lanzan a las carreteras en coche, en bicicleta o a pie. Némirovsky dibuja con precisión las escenas, unas conmovedoras y otras grotescas, que se suceden en el camino: ricos burgueses angustiados, amantes abandonadas, ancianos olvidados en el viaje, los bombardeos sobre la población indefensa, las artimañas para conseguir agua, comida y gasolina. A medida que los alemanes van tomando posesión del país, se vislumbra un desmoronamiento del orden social imperante y el nacimiento de una nueva época.
La presencia de los invasores despertará odios, pero también historias de amor clandestinas y públicas muestras de colaboracionismo. Concebida como una composición en cinco partes —de las cuales la autora sólo alcanzó a escribir dos— "Suite francesa" combina un retrato intimista de la burguesía ilustrada con una visión implacable de la sociedad francesa durante la ocupación. Con lucidez, pero también con un desasosiego notablemente exento de sentimentalismo, Némirovsky muestra el fiel reflejo de una sociedad que ha perdido su rumbo. El tono realista y distante de Némirovsky le permite componer una radiografía fiel del país que la ha abandonado a su suerte y la ha arrojado en manos de sus verdugos. Estamos pues ante un testimonio profundo y conmovedor de la condición humana, escrito sin la facilidad de la distancia ni la perspectiva del tiempo, por alguien que no llegó a conocer siquiera el final del cataclismo que le tocó vivir.

OPINIONES:
A pesar de estar inacabada, que se nota, y no ser perfecta, me ha parecido una obra excelente. Una historia centrada en el asedio de Francia durante la Segunda Guerra Mundial llena de detalles, sobre los que detenerse y deleitarse, que ahonda sobre temas diversos, la guerra, la religión, el amor, sobre la condición humana en definitiva. En ella destaca, además, la multitud de personajes de distinta condición edad y sexo que podemos encontrar, todos con su importancia y sus tramas propias. Aunque esta diversidad tiene su inconveniente, como que la historia parece dispersa, lenta, a la par esa multitud la enriquece, y se convierte en un todo. Una pena que su injusta muerte interrumpiera la labor, porque estoy segura que estaba destinada a ser una gran obra.
Dolors Martínez

Aunque inacabada por la prematura muerte de la autora en un campo de concentración, me parece una novela excelente. En la primera parte describe la huida masiva de París frente a la amenaza nazi. En la segunda, el escenario es un pequeño pueblo ocupado por los alemanes donde nos muestra la convivencia entre lugareños e invasores. La autora domina las descripciones y los diálogos, y tiene una gran capacidad de intercalar historias diversas. Aunque por la extensión y la cantidad de personajes podría llegar a cansar, me ha sorprendido por lo contrario, es una novela sencilla y fluida que me ha absorbido totalmente.
Esther Rodríguez

Tenía altas expectativas, lo que a veces puede jugar en contra, pero en este caso no fue así. Es más, la novela las superó.
Fue lo último que escribió Némirovsky, de hecho, está inacabada (la vida de la autora da para una novela aparte, murió en un campo de concentración nazi). A pesar de ello, se disfruta cada párrafo; refleja la vida en París y el interior de Francia durante a la ocupación de los alemanes en la Segunda Guerra, pero no es una mirada histórica, sino cotidiana, desde la perspectiva de diferentes personaje, fruto de la aguda observación de la escritora. La prosa es muy rica y a la vez fácil de leer, se disfruta. Una verdadera joyita. Me gustó tanto que estoy leyendo todos los libros de Némirovsky. De más está decir que se la recomiendo a todos.
Silvina Romano

Se trata de una obra de una calidad literaria excepcional. Al terminarla es inevitable quedarse con una sensación de desazón, no únicamente por la dureza del tema tratado - la ocupación alemana de Francia durante la Segunda Guerra Mundial - sino también por el hecho de que se trata de una obra inacabada y no llegamos a saber el destino de los personajes que conforman la obra (apenas hay unos esbozos en las notas de Némirovsky que se adjuntan en los apéndices de la obra).
Es una obra de coral, con un número notable de personajes de diferente carácter e ideología, lo que dota a la novela de gran profundidad. Las descripciones están cargadas de matices y la autora maneja los diálogos a la perfección. Asimismo, esta escrita con una gran sobriedad. Es una obra excelente, realmente merece la pena leerla.
Ana Rayas

Terminada esta brillante novela.
Qué más puedo decir que Dolors Martínez, no haya dicho ya.
Sólo puedo agregar que he descubirto en Némirovsky una gran escritora, lo cual no es ninguna novedad.
Me gusta su estilo, su realismo sin melodramatismo. Me gusta como describe los pensamientos y sentimientos de sus personajes, los cuales, ni son todos ángeles, ni son todos demonios, sino más bien piezas de ajedrez que se mueven por la fuerza del destino. En este caso el destino es la guerra, y la guerra, la provocan siempre cuatro descerebrados que se creen con el poder de decidir quién vive y quién muere.
Lamentablemente, el destido de Némirovsky lo decidió el mismo descerebrado que provocó la guerra.
Ella, al menos, nos dejó su brillante obra literaria. El descerebrado (a parte de la estela de muerte y horror que lo acompañó toda su vida), sólo nos dejó odio, y en algunos casos, ni siquiera eso
Piedad Castilla Castillo

Este es el segundo libro que leo de la autora, en un sincero deseo de hallarle todas las virtudes que ensalzan mis amigos de las redes sociales, pero que no encontré por ningún lado en el primer tropezón que tuve con ella, Jezabel.
Esfuerzo, no diré infructuoso, pero sí claramente revelador de que la señora Némirovsky y el Loro no van a volver a navegar juntos.
Me acerco a Suite Francesa, aclamada por sus fieles como trágica y conmovedora opus magna, con el alma libre de prejuicios, pero vuelve a sucederme lo mismo: no me identifico con sus personajes, no me conmueven sus historias (me habían comentado la congoja continua que producía su narración de la ocupación alemana y, honestamente, hay libros mucho peores en ese sentido y de mayor calidad literaria) y, una vez más, me fascina su ágil y fluida escritura, su elegante prosa con reminiscencias de Stefan Zweig.
¡Chapeau! El manejo de los tempos y descripciones durante las dos fases en las que estructura la narración: el desquiciado embrollo de acciones y personajes del primer momento, el de los nazis profanando París, en oposición a la tranquilidad reinventada y rabias contenidas de la ocupación, que deviene tan cotidiana como una nueva hornada de pan.
Le fluye natural la escritura a Némirovsky, pero a mi entender, le fallan los personajes: su tan alabada crítica a la hipócrita burguesía francesa (nada nuevo, por otro lado, ya que es el leit-motiv sobre el que se construye toda la literatura gala desde el XVIII) se queda en tópicos y sentimientos tan manidos sobre beatonas insolidarias, esnobs apegados al bon vivant o mezquindades provincianas que más bien parece en algunos momentos comedia de costumbres antes que colapso de Francia.
Finalmente, creo que gran parte del entusiasmo que despierta su obra proviene de la dramática biografía de la autora, que terminó desgraciadamente sus días en Auschwitz, más que de su calidad literaria.
Aun así, animo a leer Suite Francesa, por su narración de la invasión nazi al corazón de Europa, algo que vivió en primera persona, y por cómo lo hace.
La edición de Salamandra aporta además unos suculentos apéndices, notas manuscritas de la autora donde va pergeñando su proyecto de novela. Muy interesante
.

1 comentario:

  1. Extraordinaria historia de cómo a burquesía y la aristocracia enfrentan la invasión nazi en Francia (París)... Lo que me llamó la atención fue el egoísmo y materialismo en la situación de crisis en que se encontraban...
    Me gustó la Nemirovsky que a esas alturas aún no sabía lo que se les venía a los judíos en la 2da guerra mundial

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...