23 de septiembre de 2013

“Casa de verano con piscina”, de Herman Koch

Casa de verano con piscina Heman Koch
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Maria Rosich
Editorial: Salamandra

SINOPSIS:
Autor de gran renombre en los Países Bajos —su anterior novela, "La cena", fue Libro del Año y ganó el Premio del Público de ese país—, Herman Koch vuelve con otra estimulante historia de suspense donde una trama tejida a la perfección es el soporte para explorar sin ambages temas tan actuales como la ética profesional, la falsedad de las relaciones sociales o la difícil comunicación entre padres e hijos, así como los límites de la libertad sexual o el sentido de culpa en el seno de una sociedad permisiva y autocomplaciente.
Próspero médico de cabecera en Ámsterdam, Marc Schlosser ejerce su profesión con cierta dosis de cinismo. Su nutrida clientela valora especialmente el tiempo que dedica a las consultas, pero esta aparente generosidad esconde unas intenciones menos nobles, que Marc disimula con habilidad. Cuando uno de sus pacientes, el famoso actor Ralph Meier, lo invita a pasar unos días de verano junto a su familia, Marc acepta pese a las reticencias de Caroline, su esposa, molesta por la arrogante vulgaridad de Ralph y su actitud de seductor irresistible. Así, los Schlosser y los Meier, con sus respectivos hijos adolescentes, compartirán con un maduro director de Hollywood y su novia, cuarenta años más joven, una casa con piscina a pocos kilómetros de una playa mediterránea. Los días transcurren con apacible monotonía, entre comidas, paseos, largas conversaciones de sobremesa, excesos con el alcohol y flirteos más o menos inocentes, hasta que una noche se produce un grave incidente que interrumpirá las vacaciones y cambiará para siempre la relación entre las dos familias. 
"Casa de verano con piscina" es una novela apasionante en la que nadie es del todo inocente, ni siquiera quienes parecen más frágiles e inofensivos. Herman Koch logra que el lector quede atrapado ante una incómoda encrucijada moral, que lo mantiene en vilo hasta la última página.

OPINIONES:
Es una novela ácida y brillante, en la que su autor, el holandés Herman Koch, con una prosa incisiva y mordaz, realiza una provocadora crítica social, que no deja indiferente a nadie. 
La novela tiene dos partes bien diferenciadas. La primera es sorprendente, por el cinismo, la desfachatez y las impensables confesiones de su protagonista, un acomodado doctor, y la segunda tiene al lector en vilo, por los inesperados giros que da la trama, y que hacen que el autor te maneje a su antojo, haciendo que te replantees una y otra vez tus conclusiones y manteniendo la intriga hasta la última página. 
Resumiendo, una novela sin concesiones. Inteligente, amena, provocadora y sorprendente, que recomiendo sin paliativos.
Yolanda Castilla Galdos

Marc Schlosser nos cuenta su vida profesional como médico de cabecera, con anécdotas y curiosidades sobre sus pacientes. También conoceremos su relación con el actor Ralph Meier y su familia, que invita a Marc, a su mujer y a sus hijas, a pasar unos días en su “casa de verano con piscina”. Allí un suceso inesperado cambiará sus vidas. Narrada en primera persona, es una novela controvertida y apasionante, con personajes peculiares, incluso con intriga, que capta la atención del lector y contiene reflexiones interesantes. Me ha gustado.
Esther Rodríguez

De este autor había leído hace ya un tiempo La cena, una novela que se sirve de un hecho real para mostrar desde diferentes perspectivas las fallas de la sociedad actual en relación a la familia y la educación de los hijos e hijas. La cena es una buena obra, sin embargo me decepcionó hacia el final pues pienso que la historia se iba diluyendo y perdía su potencia en las últimas páginas. No es el caso de “Casa de verano con piscina” que es incluso más ácida e irreverente que la anterior. 
El narrador de la historia es Marc Schlosser, médico de cabecera, casado con Caroline y padre de dos hijas adolescentes, Julia de 13 años y Lisa de 11. 
A través de una mirada altamente cínica y en base a un suceso que sacude a su familia (un suceso inventado pero que desgraciadamente pasa en la vida real) y termina afectando a su carrera, Marc disecciona los engranajes del sistema de sanidad de su país, pone sobre la mesa temas controvertidos como el hecho de la pederastia y su tratamiento, además de hacer mención a otros problemas de sus pacientes, por ejemplo la homosexualidad y su aceptación a nivel personal y en el entorno. 
Parte de las afirmaciones de Marc pueden resultar chocantes, especialmente en la primera mitad, sin embargo pienso que nos guste o no, hay cierta verdad en ellas. Asimismo, las cuestiones que trata ponen en evidencia a una sociedad estereotipada, enquistada, vulnerable e imperfecta. 
En general no es una lectura que se pueda calificar de entretenida, sería inexacto. Esta me ha gustado sobre todo por el tono cínico del narrador que no duda en poner el dedo en la llaga. La recomiendo para quienes quieran leer algo diferente, para pensar o sacudir la mente.
Dolors Martínez

Sigue Koch empeñado en mostrar el lado menos amable y más hipócrita de la progresista sociedad holandesa como ya hiciera en La Cena. 
Los mismos mimbres y casi el mismo tipo de personajes (bueno, hace el esfuerzo de cambiarles el oficio): profesional liberal (médico) que representa el espíritu crítico frente al profesional de éxito (actor) que encarna la moral elástica. Ambos de mediana edad, con hijos a los que adoran, medio felizmente casados con mujeres súper interesantes a las que no tienen empacho de engañar y viceversa, porque entra dentro de los usos del matrimonio en una sociedad liberal.
La trama, el mismo guión que en La cena: circunstancia desgraciada en torno a los hijos adolescentes de ambas parejas que desencadena una sucesión de cambios en las conductas de los protagonistas así como una subversión de la moralidad que desemboca en un episodio de inusitada e incomprensible arbitrariedad por parte de uno de los adultos (¡¡Otra vez!!).
Si no se leyó La Cena, el neófito hallará un libro de lectura entretenida, rápida, de escritura fluida, con múltiples guiños a la cotidianeidad contemporánea, con situaciones que mueven fácilmente a la empatía sobre todo si se es padre o madre y con la recurrente baza con la que juega Koch: provocar el debate a base de temas espinosos y la eterna pregunta ¿Tú qué hubieras hecho?
Para los lectores reincidentes, salvo que sean fanáticos de Koch, más de lo mismo, pero sin intriga ni sorpresa (al menos para mí, que ya estoy muy leída y reviento todos los finales).
De cualquier forma, merece la pena leer a Koch, cualquiera de los dos que he comentado. Pasarán un rato distraído y tendrán tema de conversación para reunión con amigos. 

3 comentarios:

  1. Al igual que en "La cena" el tema es impactante, no deja indiferente y crea un debate ético sobre la sociedad actual. Los dos libros son muy recomendables.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo leí sólo La cena, estoy en espera de conseguir este. La cena me decepcionó un poco, pero es cierto que los temas que trata el autor son actuales y que su estilo es llamativo por la ironía y el tono provocador que usa. Cuando lo lea ya comentaré :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Estoy buscando blogs con los que interactuar y compartir lecturas.
    Te dejo la dirección del mío: http://entre-lineas-blog.blogspot.com.es/
    Yo, por mi parte te sigo desde ahora.

    ¡Un saludo y gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...