28 de junio de 2014

“Nos vemos allá arriba”, de Pierre Lemaitre

FICHA TÉCNICA:
Género: Novela
Traducción: José Antonio Soriano Marco
Editorial: Salamandra

SINOPSIS:
 
Galardonada con el Premio Goncourt, ensalzada por los críticos y convertida en un auténtico fenómeno editorial en Francia —donde ya ha superado el medio millón de ejemplares vendidos—, esta novela es un emocionante canto a la capacidad de superación del ser humano y, a la vez, un fresco y atrevido retrato de una sociedad descompuesta por uno de los más crueles inventos del hombre: la guerra.En noviembre de 1918, tan sólo unos días antes del armisticio, el teniente d’Aulnay-Pradelle ordena una absurda ofensiva que culminará con los soldados Albert Maillard y Édouard Péricourt gravemente heridos, en un confuso y dramático incidente que ligará sus destinos inexorablemente. Édouard, de familia adinerada y con un talento excepcional para el dibujo, ha sufrido una horrible mutilación y se niega a reencontrarse con su padre  y su hermana. Albert, de origen humilde y carácter pusilánime, concilia el sueño abrazado a una cabeza de caballo de cartón y está dispuesto a lo indecible con tal de compensar a Édouard, a quien debe la vida. Y Pradelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, está obsesionado con recuperar su estatus social. De regreso en París, los tres excombatientes se rebelarán contra una realidad que los condena a la miseria y al olvido. Así, Édouard pergeña una ingeniosísima estafa con el fin de vengarse de su progenitor, que siempre lo repudió por su sensibilidad y sus habilidades artísticas. De paso quiere ayudar al fiel Albert, cuyo prurito es huir a las antípodas para olvidar a Cécile, su amor perdido. Aunque tal vez el más ambicioso sea Pradelle, que sacudirá la conciencia de Francia entera mediante una monumental operación delictiva concebida para amasar una rápida fortuna. Los escollos son considerables, pero la voluntad de los tres parece infinita.
En una brillante fusión de literatura popular y alta literatura, Pierre Lemaitre ha creado una trepidante historia que progresa al ritmo de una trama detectivesca. Integrando con maestría elementos de géneros tan diversos como el relato de aventuras, el drama psicológico, la crónica social y política y el alegato antibélico, la narración es un derroche de humor, rabia y compasión que sin duda cautivará a todo tipo de lectores.

OPINIONES:
La novela arranca en las trincheras ensangrentadas y llenas de cadáveres de los soldados, que, en noviembre de 1918, han caído sin poder ver el cercano final de la Gran Guerra. Sin embargo, un hecho trágico hará que el destino de dos jóvenes soldados de muy diversa condición social y manera de ser, se vea abocado a ayudarse, entenderse y sobrellevar juntos su traumático futuro.
La trama cuenta con unos personajes magistralmente trazados y una historia trepidante en la que se entremezclan sentimientos de compasión, amistad, odio, ternura, horror... todo ello con el trasfondo del obscenso negocio que para algunos supone la guerra, antes, durante y en este caso, después de la misma: fabricación de ataúdes, traslado de cadáveres, exhumaciones, cementerios, monumentos... dedicados a esos millones de soldados muertos, que suponían ingentes cantidades de dinero para una serie de personajes ambiciosos y carroñeros muy bien descritos en la novela.
Pero la historia toca la fibra sobre todo por la descarnada relación de ternura y amistad entre los dos hombres; uno de ellos, brillante, pero resentido contra el destino que le ha transformado casi en un monstruo, y el otro, un hombre pusilánime y traumatizado por el horror vivido en la guerra, que le hace sentirse culpable de la terrible mutilación de su compañero, a quien cuida, protege y ayuda con devoción.
La novela, que también tiene un punto intrigante, divertido e irónico, es un magnífico y sorprendente relato, que atrapa, conmociona y deja sin aliento. Me ha gustado mucho.
Yolanda Castilla Galdos

Como en su novela "Alex" el autor vuelve a escribir muy bien y arriesga con el lector. Lo pone al borde de la paciencia, se pone él al filo del abismo de lo verosímil. Nos miente al comienzo de esta Au revoir là-haut, insistiendo al menos dos veces claramente en la mentira. Al descubrir la broma negra, pronto, nos aliviamos en lugar de enfadarnos; pensando que también la vida es así y que debemos estar alerta el resto del libro. En el final, aparte de algo simpático que agradeceremos nos costará creer cierto hecho.
Pensamos tanto en el artificio de la novela como en lo que cuenta a medida que avanzamos. Nos atrapa, nos gusta, repetiremos.
Maldad, estupidez y dolor por doquier. La villanía de algún sujeto llega a la caricatura, así como algunas descripciones físicas, por lo que el lector español se acordará del esperpento. Por cierto, como en "Alex" vuelve a nombrar a Antonio Muñoz Molina en los agradecimientos.
No cuento nada más. Cada lector lleve su tensión consigo recorriendo el París de 1918, 19 y 20, disfrutará mejor sin ayudas externas.
Como el autor es inclemente me vengaré de él señalando un fallo: Cita una ley promulgada en 1920 cuando la acción todavía se halla en el 19.
Leeré más de Pierre Lemaitre.
Original francesa de 2013, leo la edición de Círculo de Lectores 2014, 473 páginas.18 euros
.
Luis Miguel Sotillo Castro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...