13 de febrero de 2015

"El inocente", de Ian McEwan

El inocente Ian McEwan
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Maribel De Juan
Editorial: Anagrama

SINOPSIS:
Berlín, 1955, en plena guerra fría. Leonard, un joven técnico en comunicaciones -inglés, virgen y escasamente mundano-, es enviado a trabajar en un proyecto conjunto de los servicios de inteligencia británicos y americanos, la «Operación Oro». Tras una breve exploración de los kafkianos vericuetos de la vida berlinesa, Leonard descubre la naturaleza del proyecto: la instalación de una central teléfonica destinada a intervenir las comunicaciones entre el ejército soviético de ocupación y Moscú, en un túnel que penetra en el Berlín ruso y que están cavando en secreto y a marchas forzadas. Pero Berlín será mucho más que un laberinto de espías para el inocente británico: Leonard conocerá a Maria, una alemana divorciada y algo mayor que él, y los trabajos del túnel se alternarán con los del amor. Maria y Berlín serán la iniciación del joven a casi todas las «cosas de la vida».
Una extraordinaria incursión literaria en una de las épocas más candentes de nuestra historia, cuyo final se abre ambiguamente al porvenir, tal como ambiguamente se abriera la historia tras la caída del muro de Berlín.

OPINIÓN:
He leído “El inocente”, de Ian McEwan y me ha dejado unos sentimientos encontrados.
Situada en el Berlín de los años 50, cuyas calles (grises y llenas de escombros en un sector y recomponiéndose de sus cenizas y vibrantes en el otro) son también protagonistas de la historia, al principio pensé que se trataba de una novela sobre la guerra fría, en la que un pardillo que nunca había salido de su pueblo, es destinado a trabajar en un ambicioso proyecto de espionaje en Berlín oriental, pero la novela es mucho más que eso.
El protagonista, un joven británico, que hasta entonces había vivido y trabajado con sus padres, efectivamente es un novato para el que el hecho de disponer de un apartamento para él solo, o poder comer todos los días un filete con patatas fritas en la cantina de la obra, es tan asombroso como la experiencia de enamorarse y tener relaciones plenas con una mujer por primera vez.
Vemos como el inocente va descubriendo el amor, adquiriendo confianza en su trabajo y haciendo planes con los que nunca hubiera soñado, hasta que de repente, una vuelta de tuerca de McEwan, hace que el sentido de la historia cambie y la novela se vuelva sumamente inquietante, con escenas muy perturbadoras que tienen al asombrado lector en vilo, mientras la tensión se va multiplicando y se llega al final de la lectura con una cierta sensación de alivio.
Yolanda Castilla Galdos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...