9 de marzo de 2016

"El periodista deportivo", de Richard Ford

El periodista deportivo Richard Ford
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Isabel Núñez y José Aguirre
Editorial: Anagrama

SINOPSIS:
Frank Bascombe tiene treinta y ocho años y un magnífico porvenir como escritor a sus espaldas. Hace tiempo disfrutó de un breve instante de gloria, tras la publicación de un libro de cuentos, pero luego abandonó la literatura, o fue abandonado por ella. Ahora escribe sobre deportes y entrevista a atletas. Escribir sobre victorias y derrotas, sobre triunfadores del futuro o del ayer, le ha permitido aprender una escueta lección: «En la vida no hay temas trascendentales. Las cosas suceden y luego se acaban, y eso es todo.» Lección que podría aplicarse a su fugaz fama como escritor, a su breve matrimonio o a la corta vida de su hijo mayor, Ralph, que murió a los nueve años. Un implacable testimonio de los desencantos inevitables, de la corrosión de las ambiciones, del aprendizaje de los placeres mínimos que permiten sobrevivir.

OPINIÓN:
Después de leer la estupenda “Francamente Frank” de Richard Ford, me quedé con ganas de conocer más sobre su icónico personaje Frank Bascombe, protagonista de la trilogía que consagró al autor y me decidí por “El periodista deportivo”, la primera novela de la trilogía, en la que Richard Ford nos presenta por primera vez a Frank; un hombre en la treintena, recién divorciado y un tanto desencantado de la vida, que ha renunciado a ser escritor y está conforme con su faceta de periodista deportivo, viajando a para asistir a diferentes competiciones y entrevistando a atletas (aunque esta novela tiene muy poco que ver con el deporte)
Con un estilo fluído y su inteligente narrativa, sin florituras ni pensamientos complejos, el autor, en apenas tres días de la vida del protagonista, nos da a conocer el fracaso de su matrimonio y sus relaciones con la familia, el dolor por la pérdida y la negación a asumir la muerte de uno de sus hijos, la esperanza de volver a conquistar y ser conquistado, la aceptación de que en la vida nada es trascendente y en general, cierto conformismo que contrasta con el Bascombe sesentón pero lleno de lucidez y espíritu crítico, que con su ácido humor me conquistó en “Francamente Frank” pero que ya se vislumbra en el escepticismo, la falta de compromiso y la ironía del protagonista, con quien seguro, me volveré a encontrar
.
Yolanda Castilla Galdos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...