10 de mayo de 2013

“Orgullo y prejuicio”, de Jane Austen

Orgullo y prejuicio Jane Austen
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Marta Salís
Editorial: Alba

SINOPSIS:
“Es una verdad universalmente aceptada que todo soltero en posesión de una gran fortuna necesita una esposa.” 
Así empieza "Orgullo y prejuicio", una de las primeras comedias románticas de la historia de la novela, publicada, por primera vez, el 28 de enero de 1813.
El señor y la señora Bennett tienen cinco hijas, y el único objetivo de la madre es conseguir una buena boda para todas. Dos jóvenes ricos, el señor Bingley y el señor Darcy, aparecen en ese ambiente e inmediatamente se ven señalados como posibles maridos. Nueva traducción de la novela de Jane Austen con ilustraciones y capitulares de época.

OPINIONES:
Hasta ahora no había leído a la autora, ya le tocaba. Limitarse a catalogar la novela de romántica sería quedarse en el camino. La historia nos introduce en la existencia de los Bennet, un matrimonio con cinco hijas, en edad casadera o próxima, y recrea el modo de vida de las familias acomodadas en la Inglaterra del siglo XVIII. En este escenario cotidiano y familiar, la autora traza de una manera crítica y mordaz las convenciones sociales regidas en relación al matrimonio y la posición de las mujeres, en unas familias que vivían sobre todo con la preocupación de mantener su estatus, el honor y el decoro, bajo las apariencias y frivolidades propias de su condición, sin atender a los verdaderos sentimientos. El estilo de Austen es irónico, preciso y rico en los diálogos, donde los personajes, perfectamente definidos en sus acciones y pensamientos íntimos, se ven conducidos, en ocasiones, a mostrar su carácter al extremo, incluso son expuestos al ridículo. En el mismo sentido es de señalar que el comportamiento de alguno de ellos es exagerado, como en la Sra. Bennet, de escasa inteligencia, corta de miras y tendiente a sufrir de los nervios, seguramente para remarcar la hipocresía y “pobreza” de esa forma de vida. El lado opuesto lo ocupan Jane y Elizabeth Bennet, las hijas mayores, racionales, sensibles, dulces y de las que destaca su complicidad. 
Me ha gustado y también me ha decepcionado, pues la narración se centra más que nada en la búsqueda de matrimonio, un tema que no me atrae demasiado. Además, aunque reconozco que la obra de Austen tuviera su valor en la época que fue escrita, se echa de menos más peso del contexto social. Igualmente influye el hecho de que el carácter de algunos personajes me ha resultado cargante y la trama es de cocción lenta.
Dolors Martínez

Realmente se pueden decir pocas cosas sobre Orgullo y Prejuicio que no hayan sido mencionadas ya. La leí por primera vez hace años y desde entonces no he dejado de acercarme a ella de nuevo continuamente, ya sea por medio de adaptaciones o releyendo la obra original de Austen. Siempre me ha parecido que la mayoría de las adaptaciones no le hacen justicia a la novela, no por falta de detalles, sino porque pierden de vista lo más importante. Se la cataloga con mucha ligereza como una novela romántica, obviando el profundo carácter antirromántico de la misma, así como el espíritu audaz, decidido e incluso anacrónico de Lizzy.
Destacan la ironía que se destila de los diálogos y la manera en que retrata el matrimonio en aquella época: la falta de opciones y de capacidad de decisión que asumían como propia buena parte de las mujeres, resignadas a no ser ellas quiénes decidieran sobre su destino. Me maravilla como Elizabeth Bennet, un personaje adelantado a su tiempo cobró vida en la mente de una joven Jane Austen. Es una obra y un personaje que trascienden el tiempo, y las palabras se quedan cortas para describirlos.
Ana Rayas

4 comentarios:

  1. Me ha pasado lo mismo que a Dolors, creo que mis expectativas eran muy altas.
    A pesar de ser un libro muy bueno, de esos que "hay que leer", si lo hubiera leído en la época que me atrapaba "Mujercitas", lo habría disfrutado más. A lo mejor porque ahora me quedo antes con un Dickens; prefiero que se traten otros temas sociales, que no sean el matrimonio.
    Me quedo con el manejo del lenguaje de la autora, me encanta cuando cada palabra está puesta en su lugar.

    ResponderEliminar
  2. Yo también la acabo de leer y me ha entusiasmado. Estoy de acuero con Ana: es una obra que trasciende el tiempo. Yo tampoco la calificaría de romántica, Elizabeth es mucho más moderna de lo que pueda parecer en una lectura superficial. Os dejo la reseña que publicado en mi blog por si os apetece.
    http://questasleyendo.wordpress.com/2014/01/25/orgullo-y-prejuicio/

    ResponderEliminar
  3. Me sorprende que critiquen este libro por tratarse de "matrimonio" cuando hay otros aspectos y enseñanzas importantes e interesantes en el libro que solo el tema del "matrimonio"...parece que solo en eso se centro su atencion... pero cada quien ve lo que quiere ver, a mi me parecio muy interesante conocer las normas de convivencia social de los ingleses de entonces, como la jerarquia social, sus modales, junto con el orden y elegancia que intentan dar al caos que son las relaciones sociales tanto entre las diferentes clases como entre los mismos individuos. Por otro lado me senti identificado con la lucha interna del Sr. Darcy, entre su lado racional y sus sentimientos; es decir, entre el hacer lo que el (y la sociedad) supone que es correcto y que le conviene, y, entre lo que el simplemente siente y desea hacer sin ninguna razon que lo justifique. Asi entonces, aun siendo un modelo de racionalidad e inteligencia no deja de ser un humano y como tal finalmente sucumbe ante sus sentimientos, logrando ser feliz. Eso ademas de los prejuicios, de la tendencia que tenemos a juzgar con mucha seguridad a los demas antes de conocerlos, dando nuestro juicio por valido cuando en realidad estamos totalmente equivocados.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...