23 de junio de 2021

"La canción de la llanura", de Kent Haruf

FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Agustín Vergara
Editorial: Literatura Random House

SINOPSIS: 
En la pequeña comunidad de Holt, Colorado, un profesor de instituto intenta lidiar con la depresión de su esposa y sacar adelante a sus dos hijos, que empiezan a descifrar el mundo adulto.
Una adolescente es expulsada de casa cuando su madre descubre que está embarazada y, gracias a una profesora, encuentra cobijo en la granja de dos viejos hermanos solteros que viven aislados cuidando de su ganado como han hecho siempre.
Las vidas de todos ellos, con sus silencios, su soledad y sus anhelos, se cruzan para construir refugios inesperados y familias excepcionales.
Tras el éxito internacional de Nosotros en la noche recuperamos una de las novelas más célebres de Kent Haruf, por la cual estuvo nominado al National Book Award y al Los Angeles Times Book Prize. Haciendo acopio de una prosa sobria y una aparente sencillez narrativa, Haruf ha logrado crear en el pueblo imaginario de Holt un paisaje de una particular grandeza mítica que comparte territorio geográfico y humano con Richard Ford, Annie Prouxl o Cormac McCarthy. Los protagonistas de las novelas de Haruf ponen de manifiesto la forma positiva que el autor tenía de ver el mundo, sin sentimentalismos, pero con una sabiduría y una honestidad que han calado hondo en los lectores.

OPINIÓN:
Terminé de leer este libro en pleno estado de embeleso del cual no me quise sustraer durante varios días. Cuando caen en mis manos la obra de estos autores (estoy pensando en Natalia Ginzburg) que, en apenas doscientas páginas, en un contexto que no por su sencillez nos es menos familiar -solo sea por las narraciones de toda índole que hemos leído y visualizado durante años- y que con un número escaso de personajes a los que lanza al tablero de la vida, consigue el que enmudezcamos, me es muy difícil durante un tiempo abordar otras lecturas.
Y así fue con esta obra, 'La canción de la llanura' de Kent HARUF que inicia la TRILOGÍA DE HOLT y cuyos dos títulos restantes son 'Al final de la tarde' y 'Bendición'. La trama gira en torno a unos siete personajes que desde un solitario presente en el que discurren sus vidas al inicio de la novela, van entrelazando sus destinos por obra y gracia de la solidaridad y compasión ante las desventuras que les toca vivir a alguno de ellos.
La sensación con la que uno termina al acabar la novela, es que el autor encara con optimismo la condición humana sin olvidar que todo ello está transmitido a través de una mirada sencilla, un estilo sobrio -la difícil sencillez- cuyas certeras pinceladas nos basta para comprender que la dignidad y la bondad a veces son suficientes para salvarnos de una realidad amenazadora.
Me ha encantado...
Ana Ballester

14 de junio de 2021

"Las crónicas de Güilliam de Canford I: El perro ladrador", de Daniel Bilbao

las cronicas de guilliam de canford
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Mong

SINOPSIS: 
Corre el año 1476. Güilliam de Canford, conocido como el Arquero Siniestro Sindedos, se dirige a cumplir una misión encomendada por el rey Fernando de Aragón cuando es encerrado en las mazmorras del castillo de Frías con otros dos prisioneros: un prestamista judío y una supuesta bruja, María la Gatusa. Desconocen de qué crímenes se les acusa, pero aun así los obligarán a confesar su culpabilidad, y eso los llevaría a la horca. En la mejor tradición de la novela negra, donde el Colt es reemplazado por el arco y las flechas, Güilliam busca desentrañar un misterio muy singular y descubrir a un insólito culpable. Le va la vida en ello y pondrá en juego su sarcasmo y la falta de escrúpulos propia del mercenario que es.
Acompañado de María la Gatusa, que no es ni una dama ni una bruja aunque podría ser ambas, Güilliam nos adentra en el turbio ambiente de una ciudad medieval y sus más representativos personajes. Sus pesquisas lo llevan a intimidar a un tahúr, chantajear a un religioso, amenazar a un artesano, desafiar a un caballero armado y enfrentarse a la nobleza. De paso, nos proporciona una visión crítica de la época, a veces sórdida y otras surrealista, pero siempre ocurrente.
Este sainete medieval se resuelve con la elegancia de los mejores relatos de misterio y el añadido de dejarnos con una sonrisa en la boca.

OPINIÓN:
En el año del Señor de 1476, Güilliam de Canford, conocido como el Arquero Siniestro Sindedos, se dirige a Frías para cumplir con una misión encomendada por el rey Fernando de Aragón.
Tras el largo viaje, decide descansar en una posada y se queda picueto cuando es sacado de la cama a rastras y encerrado en las mazmorras del castillo junto a otros dos prisioneros: un prestamista judío y una supuesta bruja, María la Gatusa.
No saben de qué se les acusa, pero sí que les torturarán, confesarán el crimen y serán condenados a la horca. Mala cosa, teniendo en cuenta que no se puede dejar a un rey en la estacada.
“El perro ladrador”, de Daniel Bilbao, es el primer volumen de las crónicas de Güiliam de Canford, el Arquero Siniestro Sindedos, de las que la editorial Mong ya ha publicado el segundo volumen: El gato negro.
Como os podéis imaginar es una crónica medieval un tanto diferente al resto. El protagonista es un aguerrido arquero sin dedos con un pasado misterioso y una misión que cumplir de la que no suelta prenda. Su acompañante, María la Gatusa, no es ni dama, ni bruja, pero podría ser ambas.
Para probar su inocencia Güilliam no dudará en intimidar a un tahúr o chantajear a un religioso, entre otras muchas triquiñuelas, para resolver el crimen, probar su inocencia y quizá, la de sus compañeros de celda, que parecen ocultar algún que otro secreto.
Una novela irreverente, plagada de situaciones surrealistas en las que la sátira está a la orden del día y que no deja títere con cabeza; incluidos nobles, clérigos y todo aquel que ose entorpecer el camino de este peculiar investigador.
Ana G. Aranda

11 de junio de 2021

"Bajo el volcán", de Malcolm Lowry

bajo el volcan malcom lowry
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Raúl Ortiz y Ortiz 
Editorial: Tusquets

SINOPSIS: 
El Día de Muertos de 1938 es una jornada aciaga para el ex cónsul británico en México, Geoffrey Firmin, un hombre alcohólico, arruinado por los fantasmas de su mente y de su pasado y cuyos oscuros sentimientos de culpabilidad alimentan una soterrada voluntad de autodestrucción. Incapaz de reaccionar al regreso de su ex mujer, Yvonne, el cónsul deja que ella se acerque de nuevo a su hermanastro Hugh, trotamundos implicado en actividades políticas. Y durante las veinticuatro horas en que transcurre la novela, en un México que simboliza al tiempo el paraíso y el infierno terrenales, se suceden alejamientos, malentendidos y encuentros conflictivos, y hasta violentos, con personajes de toda índole. Un funesto augurio —un indio moribundo al borde de un camino— da la primera señal de alarma. Mientras Geoffrey, cada vez más ensimismado, naufraga lentamente en sus delirios etílicos ante los ojos de Yvonne y Hugh, éstos asisten impotentes a los estragos de su trágica caída.

OPINIÓN:
"Releyendo la copia de su último cable (enviado esa mañana desde la Oficina Principal de la Compañía Telegráfica Mexicana, esquina San Juan de Letrán e Independencia, México, D. F.), Hugh Firmin caminaba punto menos que penosamente —tal era la lentitud y pesadez de sus movimientos— por la rampa que ascendía a casa de su hermano, con el abrigo de éste echado sobre un hombro; metido un brazo casi hasta el codo en las asas gemelas de la mochila gladstone, propiedad también de su hermano; y la pistola que, en el estuche a cuadros, le golpeaba perezosamente el muslo: ojos en los pies debo tener, así como paja, pensó al detenerse en la orilla del profundo bache, y luego suspendiéronse también su corazón y el mundo: el caballo a mitad del salto por encima del obstáculo, el clavadista, la guillotina y el ahorcado en su caída, la bala del asesino y el jadeo del cañón en España o en China se congelaron en los aires, la rueda y el pistón, inmóviles…
Trabajando en el jardín, Yvonne —o algún objeto tejido con filamentos del pasado, que se le asemejaba— producía la impresión, a pocos pasos, de estar vestida por completo con rayos de sol.
Luego se irguió (llevaba pantalones amarillos) y alzando una mano para resguardarse del sol, lo miró con ojos entornados.
Hugh saltó al césped por encima del bache; librándose de la mochila, sintió una instantánea turbación que lo paralizó y cierta repugnancia en salir al encuentro del pasado. Al caer arrojada en el rústico asiento descolorido, la mochila vomitó por su tapa un cepillo de dientes calvo, una oxidada maquinilla de afeitar, la camisa de Geoffrey y un ejemplar de segunda mano de El Valle de la Luna por Jack London, comprado apenas ayer por quince centavos en la Librería Alemana frente a Sanborns, en México.
Yvonne agitaba la mano.
Y él avanzaba (así como en el Ebro se retiraban) con el abrigo prestado que seguía meciéndose un poco, echado a medias sobre el hombro, y su sombrero de ala ancha en una mano y en la otra el telegrama arrugado.
—Hola, Hugh. ¡Caramba! por un momento creí que eras Bill Hodson…
Geoffrey me dijo que estabas aquí.
¡Qué gusto volverte a ver!"

Por medio de un miembro del Club de Lectura de Literatura+1, me encontré con esta novela publicada en 1947 y considerada una de las mejores de la Literatura del siglo XX y de la literatura universal de todos los tiempos, una obra maestra.
Se trata de una novela parcialmente autobiográfica del poeta, cuentista y novelista inglés Malcolm Lowry (1909-1957), quien tardó diez años en completarla. Está escenificada el Día de Muertos de 1939 en la ciudad de Quauhnáhuac a los pies del volcán Popocatépetl, en México.
El estilo no es sencillo, sino complicado y fino, literatura tan excelente y tan supremamente bien traducida por Raúl Ortiz y Ortiz, que es difícil creer que haya sido escrita originalmente en inglés.
Hay un narrador omnisciente y cuatro personajes importantes: el protagonista y excónsul de Inglaterra Geoffrey Firmin, su exesposa Yvonne, su hermanastro Hugh y el ALCOHOL.
En su casa de la calle Nicaragua vive el protagonista en total decadencia etílica, cuando de improviso regresan su exmujer y su hermanastro sin avisar, ni haberse puesto de acuerdo, y se encuentran en el deteriorado jardín, lleno de bellas flores e insectos, pero en total abandono, símbolo de la vida de sus dueños.
La totalidad del argumento transcurre en 24 horas.
Todas las vívidas imágenes y las perfectas descripciones se intuyen premonitorias ... in crescendo ... hora tras hora, escena tras escena, dirigiéndose hacia un desenlace desconocido, pero que se adivina aciago ...
Uno se imagina que a lo mejor es que el volcán hará erupción ... pero no ... es una explosión de autodestrucción la que arrasa con la historia que va avanzando en una excursión de Día de Muertos en México, como en un viacrucis, hacia un destino que se augura trágico...
Hay recuerdos nostálgicos y descripciones bellas: fuertemente poéticos, coloridos, dinámicos, pero siempre teñidos con ese vaho intenso de la alucinación, del delirium tremens, de la pesadilla ... corroídos por el ácido de la ansiedad, de la frustración, de la angustia, de la culpabilidad, de la compulsión del vicio ...
De nada sirve la inyección de amor de la dorada y florida juventud de Yvonne, su llegada se adivina tardía, como fue la de sus cartas extraviadas ... y la presencia del hermanastro con sus agudas y militantes tendencias políticas y su sospechada atracción por Yvonne, termina de remachar el clavo del rótulo de inri.
El autobús atestado ... el mezcal de olla ... el jinete herido a la vera del camino ... los paramilitares ... la tormenta ... los truenos... el caballo desbocado ...
El final no está escrito ... hay que deducirlo ... leer entre líneas ... pues se han disuelto en alcohol la prudencia y la sensatez y la cordura ha sido arrastrada en la vorágine del vicio.
Para concluir diré que recomiendo altamente esta obra, de gran valor literario, llena de simbolismos y alegorías ... perfectamente trágica, casi griega. Su lectura fue un placer.

"El Cónsul bajó al fin los ojos. ¿Cuántas botellas desde entonces? ¿En cuántos vasos, en cuántas botellas se había escondido, solo, desde entonces? De pronto las vio, botellas de aguardiente, anís, jerez, Highland Queen, las copas, una babel de copas —que ascendía como el humo del tren aquel día— construida hasta el cielo y que luego se derrumbaba y los vasos se volcaban y rompíanse y rodaban cuesta abajo por la pendiente de los Jardines del Generalife, las botellas se quebraban, botellas de oporto, tinto, blanco, botellas de Pernod, Oxygenée, ajenjo, botellas que se hacían añicos, botellas desechadas que caían con golpe seco en los terrenos de los jardines, bajo las bancas, camas, butacas de cine, ocultas en cajones de los consulados, botellas de Calvados que al caer rompíanse o se hacían añicos, las que caían en montones de basura, las que eran arrojadas al mar, al Mediterráneo, al Caspio, al Caribe, botellas que flotaban en el océano, escoceses muertos en las montañas del Atlántico, y ahora las veía, las olía a todas ellas, desde el principio: botellas, botellas, botellas y copas, copas, copas de amargo Dubonnet o de Falstaff, rye, Johnny Walker, Vieux Whiskey blanc Canadien, aperitivos, digestivos, demis, los dobles, los noch ein Herr Obers, los et glas Araks, tusen taks, las botellas, las hermosas botellas de tequila y las ollas, ollas, ollas, los millones de ollas de hermoso mezcal"… 
Lucila Argüello

7 de junio de 2021

"Los versos satánicos", de Salman Rushdie

los versos satanicos salman rushdie
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: José Antonio Miranda Vidal
Editorial: Debolsillo

SINOPSIS: 
Un avión secuestrado estalla a gran altura sobre el canal de la Mancha. Dos supervivientes caen al mar: Gibrel Farishta, un legendario galán cinematográfico, y Saladin Chamcha, el hombre de las mil voces, autodidacta y anglófilo furibundo.
Consiguen llegar a una playa inglesa y notan unos extraños cambios: uno ha adquirido una aureola y el otro ve con horror cómo crece el vello de sus piernas, los pies se le convierten en cascos y las sienes se abultan...

OPINIÓN:
Yo no dije nada, pero perdí muchos amigos después de aquello; puedes estar seguro de que a la gente le molesta que les hagas un favor.
«¡Yo impongo a esta trompeta el nombre de Azraeel, la Trompeta Final, el Exterminador de Hombres!, y nosotros allí, te lo juro, petrificados, porque ahora alrededor de la cabeza de aquel fulano, que estaba lo que se dice de atar, apareció una luz, ¿sabes?, que parecía salir de un punto situado detrás de la coronilla.» Una aureola.”

Hace unos días terminé de leer Los versos satánicos de Salman Rushdie (1947 Bombay, India) después de leer Los hijos de la medianoche del mismo autor, novela que me gustó muchísimo. Tenía gran curiosidad por saber por qué el autor había sido sentenciado a muerte por el Islam después haber publicado en 1988 esta obra tan polémica y tan famosa, considerada por algunos como novela de culto.
Me pareció una larguísima, monumental y complicada novela, del subgénero de realismo mágico, aunque también mezcla otros estilos, donde se cuentan varias historias diferentes ... de terrorismo aéreo, diablos, sueños, alucinaciones, artistas, profecías, náufragos, intrigas, niñas, ángeles, profetas, fantasía, religión e historia ... en fin, una maraña muy entretenida de 600 páginas.
Creo que le costó muy caro al autor, en miedo y ansiedad, el haberse atrevido a divertirse tanto escribiendo con toda su colorida y fértil imaginación, con toda su genialidad, su humorística ironía, esta sátira, esta parodia, esta alegoría ... llena de tantos significados e interpretaciones sobre muchos variados temas sociales, políticos, religiosos y humanos, que despertó susceptibilidades muy sensibles.
Quizá por las grandes expectativas que tenía al empezar esta obra, me resultó confusa y aburrida, no sé porqué, pues casi siempre me gustan todas las lecturas y el realismo mágico es un de mis movimientos literarios favoritos.
En fin, para gustos, los colores ... tal vez mi mente estaba saturada y no apta para estas historias en los días en que emprendí su lectura y no pude apreciar su mérito literario, pero sí su ofensa innecesaria. Tengo que darme otra oportunidad con esta obra tan famosa y controversial, considerada iconoclasta por la crítica y obra cumbre del rebelde escritor indio nacionalizado británico, quien ha recibido múltiples galardones, incluido el Booker of Bookers de Inglaterra.

“Las causas de la ruptura entre Salman y Mahound: la cuestión de las mujeres; y la de los versos satánicos.
Violetas azules, rosas rojas, Tú eres la más dulce de todas."
Lucila Argüello

4 de junio de 2021

"Todo aquello que nunca te dije", de Miguel Aguerralde

todo aquello que nunca te dije
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Siete islas

SINOPSIS: 
Se hace extraño regresar a donde una vez fuiste feliz. Volver a pisar las calles que solían oírte reír antes de que todo se nublara. Yo he decidido volver a Playa Blanca, una ver todo ha terminado, pero me cuesta sentirme en casa en lugar de como un extraño.
Cuesta tanto como intentar escribir sin errar una y otra vez las teclas, ahora que no escucho su respiración dormida a mi lado. Dudo que nada decente pueda salir de estos dedos anquilosados, porque por más que intento pasar página lo único que se me ocurre escribir es su nombre.
Sergio es uno de mis mejores alumnos –doy clase de literatura en el Instituto de Yaiza– y me está animando a empezar un blog, un diario virtual en el que volcar mis sentimientos y quizá retomar la escritura.
Quizá tenga razón, volver a teclear parece sentarme bien, aunque no tenga mucho aún que contar. O tal vez sí que lo tengo.

OPINIÓN:
Bruno Santana ha regresado a Playa Blanca. No ha sido fácil volver a una isla en la que fue tan feliz junto a ella, pero aquel tiempo pasó y es hora de empezar de nuevo.
El famoso escritor espera que retomar su trabajo como profesor de secundaria y volver a recorrer esas calles y playas en las que solía reír, le ayude a superar el bloqueo que le impide escribir una nueva novela.
“Todo aquello que nunca te dije”, de Miguel Aguerralde, es una novela muy especial. No solo por la gran historia que esconden sus páginas, sino por la forma en la que está narrada: a través de un diario online del profesor y a través del blog de uno de sus alumnos.
Bruno Santana es un protagonista complicado. Es un hombre roto tras la separación de su mujer, pero también un mujeriego empedernido que busca en otras mujeres aquel amor perdido, sin ánimo de encontrarlo.
El autor nos muestra la cara menos amable del oficio de escritor: la soledad ante el teclado y las horas robadas al sueño y a la vida familiar para poder escribir esas ideas que llevan todo el día resonando en tu cabeza. Todo ello para conseguir publicar una nueva novela que puede convertirse en un best-seller o ser una más de las que pueblan las estanterías de las librerías.
A esa historia, se suman unos informes policiales del sargento Aimar Brito que hablan de un hallazgo misterioso en “Los hervideros”. Algo que lleva al agente de cabeza, pero que no sabe cómo investigar porque no tiene ninguna pista que seguir.
Por si esto no fuera suficiente, en la novela encontraréis otra novela: “La dama de Le Chat Noir”, un relato que Santana escribe en un blog público y que tiene completamente encandilados a los alumnos y profesores del centro escolar. Y que complica aún más tu vida como lector porque es una pieza más de un enorme rompecabezas en el que es difícil discernir entre ficción y realidad.
Me encanta la novela negra, pero las de Miguel Aguerralde siempre van un punto más allá de lo habitual. En esta ocasión porque desde los primeros capítulos ves venir la tragedia, pero cuando llega, te arrolla como una apisonadora porque no es ni de lejos lo que esperabas.
No os dejéis engañar por la portada del libro. Esconde una historia tan negra como las alas del cuervo que atormentaba a Poe.
Ana G. Aranda
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...