13 de diciembre de 2018

"En el piso de abajo", de Margaret Powell

En el piso de abajo Margaret Powell
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Elena Bernardo Gil
Editorial: Alba

SINOPSIS:
En la primera casa en que entró a trabajar como pinche de cocina, a los quince años, Margaret Powell se quedó atónita cuando le dijeron que, entre sus tareas, figuraba la de planchar los cordones de los zapatos. La señora de la casa le prohibió, además, entregarle en mano cualquier cosa: siempre tenía que ser «en bandeja de plata». Era la Inglaterra de los años 20, y en ella una chica empleada en el servicio doméstico tenía que mentir a los chicos si quería encontrar novio: ellos las llamaban «esclavas». 
En el piso de abajo son las memorias de una mujer sedienta de educación que no comprende que, cuando pedía un libro de la biblioteca de sus señores, éstos la miraran incrédulos y espantados. Con el tiempo, aprendió por su cuenta y en 1968 publicó este libro, que ha sido la fuente reconocida de inspiración de series como Arriba y abajo y Downton Abbey, pero mucho más incisiva e intencionada que ellas. En el sótano, a «ellos» (como llamaban a los señores), se les hacía «una especie de psiconálisis de cocina, sin cabida para Freud. Creo que nosotros sabíamos de la vida sexual ajena mucho más de lo que él llegó a saber nunca». Penetrante en su observación de las relaciones entre clases, libre y deslenguada en la expresión de sus deseos, Margaret Powell nos cuenta qué significaba para los de abajo preparar las cenas de seis platos de los de arriba. Un documento excepcional.

OPINIÓN:
Como reza el subtítulo del libro –Memorias de una cocinera inglesa de los años 20–, nos encontramos, de modo autobiográfico, la narración de la vida de la autora, en especial de sus primeros años. 
En las primeras páginas nos pone en antecedentes sobre su humilde infancia, familia, el colegio, los juegos y su entretenimiento, y ya nos habla de la diferencia entre los niños ricos y los de clase baja, que nunca se mezclaban, ni siquiera para jugar. A partir de los 13 años inicia su vida laboral pasando por distintos puestos hasta colocarse como pinche de cocina, el trabajo menos considerado en el servicio doméstico. Las condiciones laborales –estamos en los años 20-30 del siglo XX– eran muy duras y leer algunas de las miserias que sufría la narradora a diario resulta cómico hoy en día, pero sin duda no fue nada agradable. 
Con los años Margaret ascenderá a cocinera, aunque sin dejar de remarcar la gran distancia que hay entre el piso de abajo (los criados) y el de arriba (los señores). Este es uno de los puntos en los que más insiste, en la diferencia abismal entre clases, unos son invisibles mientras los otros se llevan la gloria. La protagonista, mujer decidida y de ideas claras, siempre luchó por conseguir un lugar mejor en la sociedad, y por lo que podemos leer en los últimos capítulos, no le fue tan mal. Me hago eco de esta frase que aparece en la solapa y que me parece muy acertada: «Margaret Powell se dedica con toda la fuerza de su rabiosa inteligencia a desmontar un sistema que decretaba que dos grupos de seres humanos debían vivir vidas radicalmente distintas bajo un mismo techo».
Es un libro narrado de manera sencilla y fluida, su prosa directa me ha gustado mucho. Margaret Powell evoca sus vivencias en las casas en las que sirvió objetivamente y sin sentimentalismos, y el reflejo de la sociedad de la época y las anécdotas que cuenta la hacen muy amena. En mi opinión es una lectura agradable de leer que he disfrutado mucho.
Esther Rodríguez

12 de diciembre de 2018

"Una educación", de Tara Westover

Una educación Tara Westover
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Antonia Martín Martín
Editorial: Lumen

SINOPSIS:
Nacida en las montañas de Idaho, Tara Westover ha crecido en armonía con una naturaleza grandiosa y doblegada a las leyes que establece su padre, un mormón fundamentalista convencido de que el final del mundo es inminente. Ni Tara ni sus hermanos van a la escuela o acuden al médico cuando enferman. Todos trabajan con el padre, y su madre es curandera y única partera de la zona.
Tara tiene un talento: el canto, y una obsesión: saber. Pone por primera vez los pies en un aula a los diecisiete años: no sabe que ha habido dos guerras mundiales, pero tampoco la fecha exacta de su nacimiento (no tiene documentos). Pronto descubre que la educación es la única vía para huir de su hogar. A pesar de empezar de cero, reúne las fuerzas necesarias para preparar el examen de ingreso a la universidad, cruzar el océano y graduarse en Cambridge, aunque para ello deba romper los lazos con su familia.
Westover ha escrito una historia extraordinaria -su propia historia-, una formidable epopeya, desgarradora e inspiradora, sobre la posibilidad de ver la vida a través de otros ojos, y de cambiar, que se ha convertido en un resonante éxito editorial.

OPINIÓN:
Esta es una de esas ocasiones en que el libro o, mejor aún, su argumento, atrae desde un principio por buenas razones. De entrada, el título, corto y conciso, se resume en lo fundamental, la educación, entendida como el término que abarca el conocimiento. Luego, me pareció curioso el contexto social y cultural, el mormonismo, del que no sabía nada. La guinda del “pastel” la puso el hecho de que es una historia real, vivida por la propia autora.
Tara Westover nació en el seno de una familia profundamente creyente, seguidora del mormonismo. Desde que ella tuvo memoria, su padre, de carácter autoritario, ejerció gran influencia sobre su madre e hijos, mientras practicaba y llevaba al extremo sus creencias religiosas. Lo que se aprendía y se escuchaba en casa configuraba todo su mundo, puesto que no conocían otro al mantenerse al margen del sistema en la mayor medida posible (no iban a la escuela, hasta evitaban los hospitales por lo que ni siquiera poseían certificados médicos). En los primeros capítulos la autora evoca su infancia, momentos e historias que germinarían dentro de ella y moldearían su personalidad con consecuencias profundas y trágicas en la edad adulta. Al crecer ella y sus hermanos, la dinámica familiar tuvo que cambiar y el orden conocido se tambaleó. Con los años, cada cual mostró su verdadero carácter e inquietudes y Tara, por su parte, empezó a descubrir su propio camino y a sentir deseos de interpretar el mundo por su cuenta. Más tarde, tras conseguir el acceso a la Universidad, la severidad y estrechez de mira del entorno familiar chocarían de frente con las múltiples posibilidades que se le ofrecía fuera de él, esto le acarrearía numerosas luchas personales, internas y externas. 
La autora cuenta las vivencias desde la perspectiva de los años pasados, cuando el tiempo trascurrido permite observar con cierta calma y cura. Por esto, en los primeros capítulos no se percibe la razón y el peso de lo que explica, al lector le faltan piezas, pero conforme se avanza en la lectura la mirada se completa y la historia trasciende. “Una educación” es la historia de una mujer, “su” historia, desde una mirada sincera, introspectiva, dura y critica con el entorno y consigo misma. Aunque es un relato personal, la esencia de la lectura es extensiva a cualquier persona. Los individuos se forman y nutren de conocimiento y experiencia vital, son el pasado, presente y futuro. El libro de Tara Westover es el ejemplo de que el individuo está en constante evolución y reconstrucción si desea aprender y abrirse al mundo. Una lectura excelente, que no deja indiferente e incluso pienso que será interesante releer.
Dolors Martínez

8 de diciembre de 2018

"Madame de Treymes", de Edith Wharton

madame de treymes edith wharton
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Lale González-Cotta
Editorial: Impedimenta

SINOPSIS:
John Durham, un elegante caballero neoyorquino, regresa a París con la intención de casarse con su amiga de la infancia, Fanny Frisbee, recién separada del lujurioso marqués de Malrive. A pesar del amor que ambos se profesan, madame de Malrive decide renunciar al prometedor matrimonio, pues teme que la puritana familia de su marido se oponga a su divorcio y que un posible escándalo perjudique el buen nombre de su hijo. Durham decide recurrir a la cuñada de su enamorada, madame de Treymes, que hasta ahora se había mostrado favorable a la unión. Pero las escalas de valores de la enigmática dama parisina y del inocente americano son tan diferentes que, a pesar de las buenas intenciones de ambos, desencadenarán un trágico e inesperado final.
En esta excepcional nouvelle de aires jamesianos, Wharton despliega toda su capacidad irónica para realizar, del modo más elegante y sutil, una denuncia de dos universos que se repelen en igual medida en que se atraen: el de la decadente y farisea alta sociedad francesa frente al espontáneo pero a la vez fatuo mundo americano.

OPINIÓN:
Novela breve ambientada en París a principios del siglo XX, en la que John Durham, un norteamericano de viaje por Europa, pretende casarse con Fanny de Malrive, un amiga de juventud recientemente separada. Aunque también ella desea casarse, está segura de que su marido no le concederá el divorcio. Durham traba conocimiento con madame de Treymes, la cuñada de Fanny, buscando en ella una aliada dentro de la familia Malrive para luchar contra las convenciones sociales y religiosas de la época; pero madame de Treymes es un personaje bastante enigmático cuyas intenciones son ambiguas.
Maravillosamente escrita, la autora plasma el contraste entre la sociedad europea, materializada en este caso en la parisina, clasista, rígida y en exceso sofisticada, frente a la naturalidad y falta de prejuicios de la norteamericana. En este sentido me ha recordado mucho a la novela de Henry James “Daisy Miller”, en la que ese mismo choque cultural entre el viejo y el nuevo continente causa la desgracia de los protagonistas.
Edith Wharton, estadounidense, pasó por un divorcio complicado y vivió también en París, así que su conocimiento sobre el tema debió de ser de primera mano. En mi opinión es una lectura para leer pausadamente, disfrutando de la elegancia de su prosa y la sensibilidad de la autora. La recomiendo.
Esther Rodríguez

6 de diciembre de 2018

"Un cadáver en la biblioteca", de Agatha Christie

un cadáver en la biblioteca agatha christie
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Guillermo López Hipkiss
Editorial: Booket

SINOPSIS:
Son las siete de la mañana. Los Bantry se despiertan con una desagradable sorpresa: el cuerpo inerte de una joven mujer desconocida en su biblioteca. Lleva un vestido de noche y bastante maquillaje, que ahora embadurna sus mejillas.
Pero, ¿quién es ella? ¿Cómo llegó allí? ¿Y cuál es la conexión con otra chica muerta, cuyos restos carbonizados más tarde se descubrieron en una cantera abandonada? Los respetables Bantry invitan a Miss Marple, amiga de la señora Bantry, a resolver el misterio con su increíble intuición antes de que las malas lenguas empiecen a trabajar.

OPINIÓN:
Fue la lectura de noviembre de 2018 en el Club de Lectura.

Una mañana se descubre el cadáver de una joven desconocida en la biblioteca de los Bantry. La señora Bantry avisa enseguida a su amiga Miss Marple, una anciana vecina que ha ejercido con éxito sus dotes de detective en varias ocasiones. Así se inicia esta historia de Agatha Christie que aúna los componentes habituales de sus obras: un misterio a resolver, muchos personajes y giros inesperados que atrapan la atención del lector.
La novela es bastante coral, la investigación del asesinato se traslada a las pocas páginas a un hotel cercano y, además de la diversidad de personajes, posibles sospechosos y tramas paralelas, hay bastantes investigadores, pues Miss Marple no adquiere realmente protagonismo hasta la mitad del libro. Su personaje es inteligente e ingenioso, y un pelín sabelotodo a veces, pero siempre guarda algún as en la manga para descubrir al culpable.
Leer a Agatha Christie es sinónimo de intriga y entretenimiento y, en mi opinión, aunque este no sea uno de sus mejores casos, logra el objetivo y es una lectura amena y absorbente, ideal para pasar un rato agradable.
Esther Rodríguez

5 de diciembre de 2018

"Los días humillados", de Rubén Castillo

los días humillados rubén castillo
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: MurciaLibro

SINOPSIS: 
Un empresario vasco ha sido secuestrado por ETA y permanece en un zulo, vigilado por dos miembros de la banda. Esta tensa situación genera unos diálogos terribles, en los que afloran el miedo de la víctima, la irracional brutalidad de sus captores y la ideología bastarda que provoca esa violencia. Y, como telón de fondo, se yergue la figura de Idoia, cabeza invisible del comando y responsable, en último extremo, de su liberación o su ejecución.
A través de varias escenas independientes (que funcionan como diapositivas macabras) asistimos al paulatino cansancio de la víctima, incapaz de dialogar racionalmente con sus secuestradores y cada vez más hundida desde el punto de vista anímico.
Retrato de una época terrible de nuestro país, Los días humillados nos habla de un tiempo de infamia, vejaciones y horror, que costará mucho trabajo olvidar.

OPINIÓN:
En un único escenario, con sólo tres personajes (cuatro si contamos al ‘fantasma’) y poco más de cien páginas, Rubén Castillo ha logrado condensar, con bastante éxito, una importante y negra parcela de nuestra historia reciente como es el terrorismo etarra.
Dejando de lado la lucha contra el terrorismo, materia para la que tal vez sí hubieran sido necesarias otras cien o más páginas (o las incontables de la aplaudida novela ‘Patria’), Castillo busca el centro geométrico y magnético del conflicto enfrentando a quienes lo han vivido de primera mano y en primera línea: un vasco secuestrador y un vasco secuestrado.
Basada en hechos y, probablemente, personajes reales, se trata de una historia íntima e intensa que se ha construido casi exclusivamente sobre diálogos con los que el lector podrá ir configurando a la perfección los perfiles de ambos personajes (en el lado etarra hay dos, pero podrían ser el mismo atendiendo al discurso que manejan). Utiliza el autor, además, dos elementos para contrarrestar este vigor narrativo y dar fluidez a la lectura: el monólogo interior del secuestrado, con el que nos movemos en el tiempo y nos alejamos de la tragedia principal en la medida en que la historia lo permite, y lo que antes llamé ‘el fantasma’, un cuarto personaje, Idoa, que no tiene palabra ni acción alguna, y a quien sólo conocemos por las menciones que de su persona se hacen, representando el terror absoluto para el rehén y una suerte de semidiós que marca el camino para los secuestradores.
Una radiografía, una instantánea de un momento y un lugar concretos, tomada con bastante acierto por parte del autor, cuya lectura recomiendo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...