18 de mayo de 2014

"La juguetería errante", de Edmund Crispin

La juguetería errante Edmund Crispin
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: José C. Vales
Editorial: Impedimenta

SINOPSIS:
Cuando el poeta Richard Cadogan decide pasar unos días de vacaciones en Oxford tras una discusión con el avaro de su editor, poco puede imaginar que lo primero que encontrará al llegar a la ciudad, en plena noche, será el cadáver de una mujer tendido en el suelo de una juguetería. Y menos aún que, cuando consigue regresar al lugar de los hechos con la policía, la juguetería habrá desaparecido y, en su lugar, lo que encontrarán será una tienda de ultramarinos en la que, naturalmente, tampoco hay cadáver. Cadogan decide entonces unir fuerzas con Gervase Fen, profesor de literatura inglesa y detective aficionado, el personaje más excéntrico de la ciudad, para resolver un misterio cuyas respuestas se les escapan. Así, el dúo libresco tendrá que enfrentarse a un testamento de lo más inusual, un asesinato imposible, pistas en forma de absurdo poema, y persecuciones alocadas por la ciudad a bordo del automóvil de Fen, Lily Christine.

OPINIÓN:
Se afirma en la cubierta de la preciosa edición de Impedimenta que “La juguetería errante” es un clásico de la novela de detectives inglesa. Lo cierto es que después de leerla no me cabe la menor duda de porqué. La novela de Edmund Crispin comienza con el descubrimiento de un cadáver en una juguetería por parte del poeta de Richard Cadogan. Pero al regresar con la polícia no hay cadáver por ningún lado; ni tampoco juguetería, que se ha transformado por arte de magia en una tienda de ultramarinos. Ignorado por la polícia, tratará de resolver el misterio junto a su colega Gervase Fen.
“La juguetería errante” cuenta con numerosas referencias literarias, persecuciones, comentarios mordaces y personajes excéntricos, como un defensor a ultranza de Jane Austen extremadamente pesado (como fan de Austen dada a las peroratas no he tenido más remedio que sentirme algo identificada). Todo ello, teñido con un inconfundible tono “british”. Edmund Crispin debería estar en la lista de lecturas de todo aquel que disfrute con una buena novela de detectives.
Ana Rayas

Novela ambientada en 1938 en Oxford, ciudad donde el poeta Richard Cadogan decide pasar unas vacaciones. Pero nada más llegar descubre el cadáver de una mujer en una juguetería; cadáver que cuando vuelve con la policía ya no está, ni tampoco la juguetería. Tras estos asombrosos hechos va en busca de su antiguo compañero de estudios Gervase Fen, un extravagante profesor de literatura y detective aficionado, el cual enseguida se pone al mando de la investigación del extraño caso. Un caso cada vez más estrambótico y retorcido, en el que se encontrarán con los designios estrafalarios de una millonaria, un gran despliegue de personajes peculiares, persecuciones rocambolescas... La novela es una mezcla de humor y misterio, con un estilo muy británico y plagado de referencias y citas literarias. Muy entretenido y recomendable
Esther Rodríguez

2 comentarios:

  1. No me suelen llamar la atención los libros de detectives pero, con vuestros comentarios, me habéis despertado la curiosidad por esta 'jueguetería errante'. A ver si consigo hacerme con un ejemplar y os comento qué tal, bien por aquí, bien en el grupo de Facebook.

    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes Elisabet, yo me lo pasé en grande leyéndolo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...