20 de octubre de 2018

"La maravillosa vida breve de Óscar Wao", de Junot Díaz

La maravillosa vida breve de Óscar Wao Junot Díaz
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Achy Obejas
Editorial: Random House

SINOPSIS:
La vida nunca ha sido fácil para Óscar Wao, un dominicano dulce, obeso y desastroso que vive con su madre y su hermana disfuncional en un gueto de Nueva Jersey. 
Óscar sueña con convertirse en un J. R. R. Tolkien dominicano y, por encima de todo, sueña con encontrar el amor de su vida. Pero puede que Óscar nunca alcance sus metas debido a una extraña maldición que ha estado en su familia por generaciones, enviando a los Wao a prisión, predisponiéndolos a accidentes trágicos y, ante todo, al desamor.
Novela ganadora del Pulitzer 2008.


«En la noche, cuando estaba echado en la cama pensando en la chica de la que estaba enamorado, una fresita cuya familia era de Cancún, tuve la visión de un pobre nerd negro y jodido del gueto llamado Óscar Wao, el tipo de nerd del gueto que habría sido yo si no me hubieran "descubierto" las chicas el primer año de high school. Óscar no iba a ser el caribeño sexy por el que la industria del turismo vive y muere. Me di cuenta de que podía escribir acerca de este chico nerd que vive obsesionado por la historia y por las chicas, que solo es bueno para la fantasía y para la ciencia ficción y que, sin embargo (trágica, cómicamente), pertenece a una comunidad y a una cultura que propiamente no se enloquece por los nerds de color ni por sus intereses.» Junot Díaz

OPINIÓN:
Galardonada con el el Pulitzer 2008 y el National Book Critics Circle 2008, he leído 'La maravillosa vida breve de Óscar Wao' de Junot Díaz. La historia trata de las vicisitudes de una familia dominicana en la que uno de sus componentes, una mujer, Beli, se ve obligada a abandonar la isla so pena de perder la vida a manos de los sicarios del dictador de infame recuerdo Leónidas Trujillo.
Su vida en New Yersey en donde trabajará duramente por sobrevivir junto a sus dos hijos nacidos en el país de adopción, y las dificultades con las que se enfrenta su hijo Óscar WAO en llevar a cabo su sueño de ser un gran narrador de ciencia ficción y en conseguir su realización amorosa, constituyen el eje de la obra.
Por otro lado, se va alternando presente y pasado con lo que asistimos a dramáticos retazos de la sangrante historia de la República Dominicana en las que sobrevuela la sangrienta figura del dictador. Además Junot, no contento con la aproximación novelesca, nos instruye minuciosamente a través de largas notas a pie de página sobre el estado policial (la Stassi, se queda pequeña) en la que vivían sus habitantes.
No quiero terminar sin aludir a la mezcla de inglés y español que muchas veces aparece en la novela como señal de esa doble vida que muchos emigrantes realizan espontáneamente y que dota al relato de una gran originalidad.
Muy muy recomendable por amena, bien escrita e instructiva.
Ana Ballester

19 de octubre de 2018

"El silencio es un pez de colores", de Annabel Pitcher

El silencio es un pez de colores Annabel Pitcher
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Carmen Villar
Editorial: Siruela

SINOPSIS:
¿Es posible seguir adelante cuando 617 palabras escritas en un blog desmontan tu vida por completo? ¿Cómo pides ayuda si sientes que tu voz ya no te pertenece? 
Tess siempre se ha sentido fuera de lugar, y la noche en que lee por casualidad lo que su padre ha escrito en una inesperada página web, comprende definitivamente que nunca conseguirá encajar en ninguna parte. Su silencio y un pez de colores serán sus mejores aliados en la nueva vida que tendrá que empezar a construirse; por no hablar perderá a su mejor amiga, encontrará a una nueva alma gemela y aprenderá una lección fundamental: el silencio es muy poderoso, pero las palabras lo son aún más.
En esta emotiva y maravillosamente escrita novela, narrada desde la perspectiva de una joven de quince años que intenta encontrar su lugar en el mundo, la exitosa autora de Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea y de Nubes de kétchup explora de manera tierna y original cuestiones como la identidad, la comunicación y la importancia de las siempre complejas relaciones familiares.

OPINIÓN:
La protagonista y narradora de la novela es Tess, una chica de 15 años que descubre por casualidad un secreto que sus padres le han ocultado y que la afecta profundamente. Su descubrimiento saca a la luz la rebeldía latente que yacía escondida bajo esos kilos de más que le recriminan, y provoca un cambio drástico en ella. Tess decide no volver a hablar e inicia una búsqueda que intuimos destinada al fracaso, pero que entre humillaciones y traiciones, nuevas amistades, y la compañía de un curioso pez de colores (su conciencia), la llevan a un desenlace algo idílico.
La verdad es que hay bastantes aspectos de la protagonista y de la trama que no me han convencido, pero tiene el mérito de querer reflejar la complicada época que es la adolescencia y aborda temas interesantes, como la búsqueda de uno mismo, la amistad, el acoso escolar o la relación con los padres, y transmite un mensaje optimista. Tampoco destacaría la prosa, pero es fácil de leer y cuando te das cuenta ya lo has terminado.
No es un libro que vaya a recomendar, aunque puede que muchos adolescentes se sientan identificados y disfruten su lectura.
Esther Rodríguez

18 de octubre de 2018

"El vestido azul", de Michèle Desbordes

El vestido azul Michèle Desbordes
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: David M. Copé
Editorial: Periférica

SINOPSIS:
Conocemos a Camille Claudel, sobre todo, como la amante del también escultor Auguste Rodin. Desde siempre, el papel de las mujeres que intentaron desarrollar su trabajo cerca de hombres de gran proyección ha sido secundario, ha sido una sombra. De este modo es como la autora de esta extraordinaria novela, Michèle Desbordes, intenta rescatar a Camille de su fantasmal condición. Recrea con una poética libre de sentimentalismos la historia de la joven Camille, una sombra en la vida de todos, una extravagante, una exaltada, arrebatada por la vida, por el arte y por el amor que no consiguió nunca ser visible para quienes la conocieron. Un fantasma delicado, bellísimo, sutil, cuya potencia emocional la apartó enseguida de las convencionales sensibilidades que la rodeaban. Ni su familia, ni su querido hermano, ni su amante, ni su entorno… nadie consiguió «verla», nadie supo entenderla; nadie, podemos concluir, estuvo a la altura de sus circunstancias. Encerrada, para librarse de su incómoda tristeza, en un manicomio durante décadas, Camille Claudel ha sido una de las grandes preteridas del mundo del arte. Por suerte, este libro no vuelve a narrar sólo la consabida historia del tormentoso amor, sino que indaga, literaria y emocionalmente, en los interiores del alma femenina, de un alma arrastrada por la belleza, de un alma despojada de toda esperanza y aun así llena de esperanza. Pasado y presente se mezclan, con una prosa portentosa y unas descripciones bellísimas, en esta novela que cuenta también una época (finales del siglo XIX y comienzos del XX) y una vida de manera ejemplar. No es la enfermedad de Camille, esa locura de amor, ni el estudio del entorno familiar, lo que interesan a Desbordes, sino lo que no había sido dicho hasta ahora… No hay anécdota o juicio en su novela. Con esta historia ferviente, el lenguaje alcanza la excelencia para contarnos la tragedia «serena» de habitar los límites de uno mismo. No cabe decirlo de otro modo: un libro poderoso.

OPINIÓN:
Escogí esta lectura por la curiosidad que me despertaba el hecho de leer sobre una mujer artista poco conocida, cuya existencia pasó gran parte en las sombras, siendo la musa y trabajar al lado de otro artista hoy ampliamente reconocido.
Esta obra, mezcla de novela y biografía, narra la vida de Camile Claudel, escultora, alumna, musa y amante del escultor Auguste Rodin.
La escritora francesa describe de una forma lírica, poética y no lineal la infancia, la juventud, los años en París y, por último, su ingreso en el manicomio de Montdevergues, donde pasó unos 30 años.
El texto está escrito de manera que el narrador es un espectador del ser de ella, la escultora, Camile, el lector ve a través del narrador sus emociones, sueños, gestos y miradas. En él se mezclan recuerdos de todo tipo, la unión con su hermano Paul, la mano férrea y tradicional de la madre, su afición temprana a la escultura haciendo posar incluso a las sirvientas, cómo se entregó a su estudio en el taller de Rodin aún sabiendo, aún superando al propio maestro. Escultora incansable, impetuosa. Luego el amor, la felicidad, la relación con Rodin que duró lo que tuvo que durar. Y el encierro tras la muerte del padre, el único que la apoyaba. El abandono, la soledad en aquel manicomio que acabó marchitando sus últimos días. Sólo en la visita de su hermano Paul, en 1936, hubo unas horas en las que pareció que volvían a ser ellos, con sus juegos y visitas al mar. Ella llevaba el vestido azul que hacía juego con el mar y el color de sus ojos.
Me ha gustado leer “El vestido azul”, un texto evocador que desprende fuerza y desasosiego al mismo tiempo.
Para mí la vida de Camile Claudel fue muy triste e injusta. Repudiada por la familia tras el romance con Rodin, prácticamente ignoraron su existencia cuando la ingresaron en el manicomio. Si bien es cierto que sufría un trastorno mental que se manifestó de forma gradual y le producía cambios de humor, arrebatos de ira y otras secuelas, solamente su hermano Paul siguió siendo fiel a ella y la visitó de vez en cuando. En suma, léanla.
Dolors Martínez

17 de octubre de 2018

"Cartas de mamá", de Julio Cortázar

Cartas de mamá Cortázar
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Nórdica

SINOPSIS:
Escrito en 1959, Cartas de mamá es uno de esos cuentos imprescindibles que escribió Julio Cortázar. Partiendo de una carta que recibe Luis de su madre, iremos asistiendo al derrumbe de su matrimonio con Laura y a la instalación de la mentira en sus vidas. Poco a poco nos contarán, de una manera indirecta, por qué abandonaron Buenos Aires y cómo es su vida en París; cómo una carta les hará recordar los orígenes de su relación y, sobre todo, cómo a través de esa carta revivirá el tercer lado del triángulo de esta historia, Nico, el hermano de Luis. 
Las cartas de mamá son un puente entre Corrientes y los bulevares de París, donde Laura y Luis viven una vida que «muy bien hubiera podido llamarse libertad condicional».

"En Cartas de mamá lo trivial, lo necesariamente trivial, está en el título, en el proceder de los personajes y en la mención continua de marcas de cigarrillos o de estaciones de subterráneos. El prodigio requiere esos pormenores."
Jorge Luis Borges.

OPINIÓN:
“Muy bien hubiera podido llamarse libertad condicional”. Así empieza este relato en el que la libertad duramente conquistada que siente que ha conseguido el protagonista, Luis, se convierte en una “parva libertad condicional” cada vez que recibe una carta de su madre. Luis y Laura viven en París, donde se trasladaron desde su Argentina natal después de casarse. Llevan una vida aparentemente agradable y rutinaria, pero cada vez que llega una carta de “mamá” les devuelve al pasado del que hablan poco entre ellos.
Una confusión de nombre en una de las cartas hará resurgir bruscamente ese pasado, y el lector irá intuyendo primero y descubriendo después esa historia silenciada que esconde en el fondo un sentimiento de culpa y que desmonta la idea inicial que teníamos de la pareja.
Aunque no sea de mis cuentos favoritos de Cortázar me ha gustado leerlo; su cuidada prosa, cómo se va desvelando la trama, el misterio que sobrevuela el cuento, la tragedia que asoma, ese fantasma que acecha en los sueños... En resumen, un relato ameno y agradable de leer que se lee en un rato.
Esther Rodríguez

16 de octubre de 2018

"Goethe en Dachau", de Nico Rost

Goethe en Dachau Nico Rost
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Nuria Molines Galarza
Editorial: ContraEscritura

SINOPSIS: 
Rost entró en Dachau con un absceso en la pierna por lo que ingresó directamente en la enfermería. Allí leyó a Goethe, los hermanos Friedrich y August von Schlegel, Hölderlin y Schopenhauer. También a Rousseau, Silvio Pellico, Franz Grillparzer, August Strindberg y Jean Racine. Habló con el senador belga Herman Bernard Wiardi Beckman, el publicista Gijs van Munster y los príncipes Federico Leopoldo de Prusia y Javier de Borbón-Parma. Escribió “que muchas de esas notas no fueran escritas de la manera en la que aquí se publican, sino sólo con inteligibles palabras en clave, no precisa de explicación ulterior. Es incluso menos necesario recordar que llevar este diario bajo las condiciones dadas era una tarea arriesgada que sólo se pudo llevar a cabo con la ayuda de algunos amigos”.
"Goethe en Dachau" es un diario pero se aleja de otros testimonios del sistema concentracionario nazi en tanto que se centra en recoger las discusiones y reflexiones filosóficas, políticas,… convirtiéndose en ejemplo de cómo la cultura puede salvar a un hombre del infierno que le rodea.
Además, el impresionante prólogo de "Goethe en Dachau" es obra de su amiga y escritora Anna Seghers. Esta primera edición en castellano ha sido enriquecida con un prólogo de Rosa Toran, notas de traducción y edición, dos anexos, un plano, un glosario y alguna sorpresa final.

OPINIÓN:
Un campo de concentración en Dachau con todo lo que conlleva: hambre, enfermedad, experimentos médicos más propios de mentes perturbadas que científicas, hacinamiento, muerte… Nico Rost tiene claro desde el principio cuál es la manera, dentro de sus posibilidades, hasta que lleguen los aliados, de derrotar al enemigo: sobrevivir para contarlo. Y lo hace a través de la única arma de que dispone: la cultura. Porque sí, había bibliotecas en los campos de concentración.
Un relato en forma de diario distinto a casi todo lo escrito sobre el tema, en el que Rost plasma sus días desde el 10 de junio de 1944 hasta el 30 de abril de 1945, intentando dejar a un lado (no siempre es posible, es un ser humano) todo el horror y la podredumbre para centrarse en sus lecturas (Goethe, Stendhal, Schiller, Hölderlin…), sus reflexiones y sus conversaciones con otros presos. El propio Rost aclara en un punto intermedio del libro que, por supuesto, pasó hambre, fiebres, miedo y fue torturado, pero no es de eso de lo que quiere dejar constancia.
La obra se cierra con un maravilloso epílogo donde el autor narra su regreso al campo de Dachau diez años después de su liberación y, para su sorpresa, comprueba cómo las autoridades (Hitler ya no está, pero sus alcaldes sí) hacen todo lo posible para borrar las huellas de lo sucedido y vender el relato de que los hechos se exageraron.
Traducido por Núria Molines, tercera joya de Contraescritura que cae en mis manos este año, tras ‘Yo le pinté el bigote a Stalin’, de Erika Riemann, y ‘Reportajes antifascistas’, del propio Rost.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...