21 de agosto de 2016

"Tren a Pakistán", de Khushwant Singh

Tren a Pakistán Khushwant Singh
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Marta Alcaraz
Editorial: Libros del Asteroide

SINOPSIS:
A comienzos de 1947 los territorios del Indostán que dependían del Imperio Británico alcanzan la independencia. El territorio continental de la India queda dividido en dos países: India y Pakistán (de mayoría musulmana); el odio religioso se extiende por ambos produciendo centenares de miles de muertos y generando un conflicto que todavía perdura. Cuando en Mano Majra, un pequeño pueblo al norte de la India junto a la frontera con Pakistán, el prestamista local es asesinado, todas las sospechas recaen sobre un conocido ladrón sij, enamorado de una musulmana. Las habladurías que provoca el crimen, la llegada de un tren cargado de cadáveres y los rumores de revueltas en otras partes del país terminan enrareciendo la convivencia en el pueblo. Este clásico de la literatura india, publicado por primera vez en 1956, nos recuerda lo sencillo que es incitar al odio y romper la armonía en comunidades que han convivido pacíficamente durante siglos. Tren a Pakistán es una emotiva novela que nos ayuda a comprender la riqueza y complejidad de la India y la de una región de cuya estabilidad depende, en gran medida, la paz mundial.

OPINIÓN:
Hasta ahora desconocía por completo este libro y la existencia de Khushwant Singh, escritor y periodista indio, célebre en su país durante la segunda mitad del siglo XX.
Lo que me llevó a leer Tren a Pakistán es, primero, el tema, después que estuviera publicado por Libros del asteroide fue un punto extra a favor, ya que, en mi opinión es una editorial notable.
Sobre el tema, ya son numerosas las publicaciones de diversa índole que he podido leer acerca de la complejas relaciones históricas y sociales en Afganistán, Irán, Pakistán, la India (las novelas de Khaled Hosseini, la biografía de Malala o de Nelson Mandela, la novela gráfica Persépolis, por ejemplo), por ello me animé con “Tren a Pakistan”.
Esta es una novela corta, que recrea el clima de incertidumbre y violencia que vivió la región con la partición de la India y la creación de Pakistán en 1947. La trama transcurre en una aldea india fronteriza con Pakistán, un lugar donde conviven musulmanes y sijs como antaño, donde pervive la tradición y la tolerancia, hasta que en la estación se detiene un tren cargado de muertos proveniente de Pakistán, es decir cargado con familias sijs e hindúes. Este hecho macabro será la semilla que cosechará el miedo, las dudas y, por último, la violencia. A este suceso hay que sumarle las imperfecciones de un sistema recién nacido (la India se debía manejar sin los ingleses), y una sociedad primitiva basada en castas (de los habitantes de la aldea casi ninguno sabe leer y escribir, viven del campo y poco más), lo que propicia que la justicia funcione de manera arbitraria.
Parte de la moraleja de la historia es, resulta muy fácil prender la mecha, de la violencia/discordia, si se desea.
Me ha gustado bastante, es corto, fácil de leer y de estilo sencillo, si bien, en ocasiones, es muy descriptivo.
Dolors Martínez

5 de agosto de 2016

"Una sensación extraña", de Orhan Pamuk

Una sensación extraña Orhan Pamuk
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Pablo Moreno González
Editorial: Random House

SINOPSIS:
"Una sensación extraña", la novela más reciente de Orhan Pamuk, arranca con el anuncio de que lo que vamos a leer es, por un lado el relato de la vida, las aventuras y los sueños del vendedor callejero Mevlut Karatas, y por el otro un retrato de la ciudad de Estambul entre 1969 y 2012 visto a través de los ojos de numerosas personas.
Desde que a los doce años abandonara la aldea de Anatolia donde nació, Mevlut Karatas no hace más que fantasear sobre su vida. Instalado en Estambul, desde el primer momento se siente cautivado por la ciudad vieja, sometida a constantes transformaciones, y por la nueva metrópoli que se abre paso rápidamente en su lugar. Y es allí, en «el centro del mundo», donde le veremos crecer, enamorarse y ganarse la vida como vendedor callejero de boza, una bebida tradicional turca.
Pasa el tiempo y él sueña con prosperar, pero el azar parece conspirar en su contra. Y mientras todos a su alrededor logran hacer fortuna, él sigue deambulando de noche por los callejones de la ciudad, subsistiendo a base de míseros trabajillos que no conducen a nada y con esa sensación extraña que le hace sentirse diferente a los demás. Hará falta un nuevo giro del destino para que Melvut comprenda finalmente qué es lo que lleva toda la vida anhelando.

OPINIÓN:
Hace unos días que terminé de leer “Una sensación extraña” la enorme (y no solo por sus 700 páginas) última novela del Nobel turco Orhan Pamuk, de quien no había vuelto a leer nada desde la fascinante “Me llamo rojo”.
En su último libro, editado primorosamente por Literatura Random House, el autor (a través de las voces narrativas de los variopintos personajes que rodean al protagonista, Mevlut, un niño que a comienzos de los sesenta emigra a la ciudad con su padre desde la pobre región de Anatolia central, al igual que su tío, sus primos y cientos, miles de hombres y mujeres que huyen de la miseria del mundo rural) consigue realizar una espléndida crónica de los últimos cincuenta años de la gran urbe que una vez se llamó Bizancio, luego Constantinopla y que en 1930 pasó a llamarse oficialmente Estambul.
Desde la precaria chabola en las colinas alrededor de la ciudad, donde se asentaban los emigrantes y que con el paso de los años y la especulación urbanística acabarían convirtiéndose en barriadas e integrándose en la metrópoli, hasta el minúsculo piso en la ciudad antigua, donde se muda con su familia, Mevlut es un testigo privilegiado de los acontecimientos políticos, sociales y económicos que se van sucediendo en Estambul: los golpes de estado, el autoritarismo de los militares, la persecución de los kurdos, la violencia de la extrema derecha, el dogmatismo de la izquierda, la corrupción a todos los niveles y la intransigencia del Islam, pero sin embargo, nuestro protagonista adopta una actitud una tanto pasiva, sin llegar a tomar partido por nada que no sea su familia y su trabajo como vendedor ambulante; un trabajo duro con el que sabe que no podrá prosperar mucho, pero que le encanta porque le permite patear sus calles, hablar con las gentes y observar la mutación de su querida y desmesurada ciudad, que crece, se transforma y se moderniza, pero que a la vez se mantiene anclada en el pasado.
“Una sensación extraña” es la narración magistral de la historia reciente de la compleja ciudad de Estambul y sus historias de soledad, de miseria, de esperanzas, de injusticia, de brutalidad, de corrupción, de resignación, de sueños cumplidos o incumplidos… pero también es un canto al amor, a la nostalgia y a la integridad.
En su contra, tengo que decir que me han sobrado unas cuantas páginas (sobre todo en lo referente a los nombres de los diferentes barrios y asentamientos, por repetitivas y machaconas)
.
Yolanda Castilla Galdos

4 de agosto de 2016

"Más que cuerpos", de Susana Martín Gijón

Más que cuerpos Susana Martín Gijón
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Editorial: Anantes

SINOPSIS: 
Hay algunos crímenes invisibles. Crímenes que apenas dejan tras de sí un titular de prensa y una investigación policial rutinaria que pronto se convierte en estadística y archivo. 
Cuatro amigas con un tatuaje en común desaparecen sin dejar rastro. Una mujer es asesinada a golpes por su pareja. Una prostituta se suicida en extrañas circunstancias. 
Annika Kaunda, policía especialista en temas de género, descubre lagunas en la investigación de estos casos sin relación. Ante la indiferencia de sus superiores y las prisas por dar carpetazo al asunto decide seguir en secreto las pocas pistas disponibles. Si sus sospechas fueran ciertas, las apariencias podrían ocultar una trama tan terrible como cercana.

OPINIÓN:
La novela se desarrolla principalmente en Mérida y está protagonizada por Annika Kaunda, una policía especializada en violencia de género con un jefe empeñado en cortar de raíz toda iniciativa de la joven. Annika, que está investigando una posible red de trata de mujeres, pedirá ayuda a Bruno, un periodista de investigación al que conoce. También se suma el asesinato de una mujer, que parece haber sido llevado a cabo por su pareja. Y pronto los acontecimientos se irán sucediendo.
Se nota que es una primera novela y he visto fallos que supongo que se corrigen escribiendo –sé que la autora ha escrito más libros después de éste-. Para mí el gran “pero” es que quiere abarcar tantos temas que en conjunto se hace bastante inverosímil. No quiero entrar en detalles para no desvelar más aspectos de la trama, pero no me creo que en una investigación policíaca se encadenen tantas circunstancias distintas y casualidades como las que se dan aquí. Por no hablar de todo lo que le sucede a la protagonista en su vida privada…
Lo positivo es que se lee muy bien, es ágil, absorbente y terminas el libro casi de un tirón. Me ha gustado también la descripción de los personajes y la ambientación en Extremadura.
En resumen, es una novela negra entretenida y aunque es extensa creo que abarca demasiado para encajarlo todo en una única historia. Eso sí, me parece muy interesante el trasfondo social que tiene y no descarto leer otro caso de Annika, pues creo que éste es el primero de una saga
.
Esther Rodríguez

2 de agosto de 2016

"Diario de un hombre superfluo", de Iván Turguénev

Diario de un hombre superfluo Iván Turguénev
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Marta Sánchez-Nieves
Ilustraciones: Juan Berrio
Editorial: Nórdica

SINOPSIS:
Poco antes de morir, Chulkaturin decide iniciar un diario con el que se despedirá de este mundo. No sabe qué puede contar, pues se considera, simplemente, un hombre superfluo, prescindible por completo. Su infancia fue normal y no ha hecho nada reseñable en toda su vida. Tampoco se ha preocupado por sus relaciones con los demás. Ni siquiera cuando conoció a Yelizaveta...
El concepto de hombre superfluo, como hombre inteligente, sensible e idealista pero nihilista e indeciso, se hizo popular gracias a la publicación de esta obra de Iván Turguénev en 1850. Este es un personaje tipo en la literatura rusa del siglo XIX y su recurrente presencia en poemas, novelas y teatro acabó convirtiéndolo en un arquetipo nacional.
Juan Berrio ha ilustrado magníficamente este clásico inolvidable
.


OPINIÓN:
Un hombre de unos treinta años, enfermo y consciente de que le quedan pocos días de vida, decide escribir un diario. Chulkaturin es un antihéroe que se califica a sí mismo de hombre superfluo: “de mí no se puede decir ninguna otra cosa: superfluo, nada más. Un excedente, eso es todo. Es evidente que la Naturaleza no contaba con mi aparición y, en consecuencia, se comportó conmigo igual que con un huésped no esperado ni invitado.” El protagonista, a las puertas de la muerte, acabará contando una historia de amor que vivió para exponer ese papel con el que se identifica.
Es una joyita de novela, realista y rica en detalles, que indaga en la psicología de un personaje singular. Es el primer libro que leo del autor, del que espero leer algo más pronto
.
Esther Rodríguez

1 de agosto de 2016

"El chico que nunca existió", de Sjón

El chico que nunca existió Sjón
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Enrique Bernárdez 
Editorial: Nórdica

SINOPSIS:
Mánni Steinn es el protagonista de esta historia ambientada en una sociedad cerrada y oscura, la islandesa de 1918, acechada por la gripe española y donde la idea de la homosexualidad provoca rechazo. 
Joven rebelde, en desacuerdo con el mundo que le toca vivir; espectador de vidas y personas en la ciudad de Reikiavik, que se abre al mundo mágico e ilusionante del cine llegado de Dinamarca. No hay nada como una sala oscura y silenciosa para escapar de las amenazas de la noche. 
Sjón consigue introducirnos en una historia portentosa, que escribió como homenaje a su tío Bosi, muerto de sida en 1993, en la que Islandia se prepara para convertirse en una nación independiente.

OPINIÓN:
Después de lo mucho que me gustaron “El zorro ártico” y “Navegantes del tiempo”, en especial el primero, para mí ver un libro de Sjón implica “lectura obligatoria”. Y esto me pasó con “El chico que nunca existió”.
En este caso me costaron los primeros capítulos, no me llamaba mucho la atención la temática y aunque el inicio es impactante, tampoco esperaba escenas sexuales tan explícitas. Pero una vez pasada esta primera fase su lectura me enganchó.
El autor nos traslada a Reikiavik, donde vive Máni Steinn, un chico de 16 años cuya única ocupación es deambular por las calles y observar todo lo que sucede a su alrededor, a la espera de algún encuentro, además de asistir a las proyecciones de cine mudo que tanto le apasionan. Pero estamos en 1918, año de grandes sucesos en Islandia, el Katla entra en erupción, una epidemia diezmará la población y el país se independizará. Y no es una época en la que estuvieran bien vistos los chicos como el protagonista…
No es una novela extensa, apenas 150 páginas divididas en capítulos cortos; está narrada en presente, con una prosa bella y concisa, leerla es una delicia. Me ha gustado, pero no tanto como “El zorro ártico”, creo que empecé a leer al autor por la mejor sus obras, pero sigo pensando que es un escritor excepcional, o al menos a mí me encanta, en concreto su particular manera de narrar. Por suerte aún me quedan dos de sus libros traducidos al castellano por leer
.
Esther Rodríguez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...