21 de marzo de 2017

"El libro de los amores ridículos", de Milan Kundera

El libro de los amores ridículos Milan Kundera
FICHA TÉCNICA:
Género: Narrativa
Traducción: Fernando de Valenzuela
Editorial: Tusquets

SINOPSIS: 
Tal vez por haber sido escritas en el periodo (entre 1959, y 1968) más feliz de la vida de Milan Kundera, según sus propias palabras, estas narraciones son las más alegres, las más seriamente desvergonzadas y las más reflexivamente divertidas de su obra. La farándula de personajes hedonistas que desfila aquí ante nosotros en busca de los juegos múltiples y contradictorios de la amistad, el amor y el sexo no puede sino incitar a la risa, atrapados como están en el mundo loco de severidad, hermetismo e inquisición que les rodea. Una risa auténtica, traviesa ; un humor sabio, sagaz y gozador, al que ya nos tiene acostumbrados el autor de "La insoportable levedad del ser".

OPINIÓN:
Me animé a leer “El libro de los amores ridículos” porque de Kundera ya había leído “La insoportable levedad del ser”, que me había gustado bastante y, además, este fue uno de los libros que me llegó de mi amistad invisible en diciembre. Este libro se compone de 7 relatos, alguno más liviano que otro, si bien eso no me sorprendió ni hizo que lamentara leerlo. En “la levedad” ya pude comprobar que Kundera es un autor intelectual, dado a las digresiones, como modo de explorar el interior humano.
En los siete relatos, en general, Kundera nos muestra una serie de personajes que continuamente se someten a sí mismos, destacando sobre todo su relación con el amor y el sexo y, por ende, con el “otro”. Son personajes en conflicto permanente con su entorno y las autoridades, y es en la relación con el sexo contrario con la que su existencia se vuelve más estrafalaria.
Algunos de los relatos me han llegado a sacar una sonrisa por lo ridículo de la situación, otros son un poco densos, pero todos tienen algo de decadente. Son personajes que, por su deriva interior, basan sus relaciones en falsedades, se autoengañan y, en consecuencia, echan por la borda muchos aspectos de su vida. En esta misma línea, tampoco ayuda el trasfondo social de su país que siempre tiene presente Kundera, aunque de forma somera, se intuye.
De los livianos apuntaría el primero, “Nadie se va a reír”, de los densos, “Symposion”, y de los interesantes, “Que los muertos viejos dejen sitio a los muertos jóvenes”.
“La insoportable levedad del ser” me supo mejor, pero igualmente ha sigo una lectura interesante y no me arrepiento de ella
.
Dolors Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...